CD Lugo 1 – Real Madrid Castilla 1 || Un punto de oro

Partido muy maduro del Castilla, en el que sólo la mala suerte y un árbitro muy casero privaron a los jugadores del filial madridista de traerse los tres puntos del Ángel Carro. Empate que sin embargo sabe muy bien, y que permite al Castilla pasar otra semana más fuera del descenso.

scale

Díaz salió con el XI que ya es habitual, con la única variante de Noblejas o Casado en el lateral izquierdo, que hoy se resolvió inicialmente a favor del primero. Pacheco en portería, línea de cuatro para el ya citado Noblejas, Derik, Cabrera y Quini, trivote con Omar, Sergio Aguza y José Rodríguez, Lucas y Burgui en las bandas y como delantero centro Raúl de Tomás. En el banquillo esperaba Álvaro Medrán, convocado por segunda vez con el Castilla después de debutar en la victoria 0–2 en la Romareda.

La primera parte fue una historia que, lamentablemente, conocemos muy bien. El Castilla salió lanzado, dispuesto a dominar al Lugo en su propio campo. El equipo local parecía conformarse con ceder la pelota a los merengues, y salir velozmente a la contra tras alguna recuperación. Pero las principales y más claras ocasiones fueron de los madridistas, que carburaban bien gracias a un centro del campo donde Omar, José Rodríguez y Aguza parecían especialmente inspirados. Con Omar dirigiendo el juego, Aguza y José combinaban, encontrando además el apoyo de Burgui y de Javi García-Noblejas, que no dejó de doblar por su banda. En el minuto 21 ya habíamos visto una ocasión clarísima de Aguza, que sacó como pudo José Juan. Salvo alguna esporádica llegada con peligro de los locales, el Castilla lo estaba haciendo todo para merecer el gol.

[pullquote]Antes del desafortunado corner que supondría el gol en contra el Castilla estaba siendo ampliamente superior a su rival.[/pullquote]

Y sin embargo, acabó sucediendo lo de siempre. Corner a favor del Lugo en el minuto 31, inevitable primer gol del partido. No nos cansaremos de preguntarnos por qué ningún entrenador y ninguna configuración defensiva parece capaz de acabar con esta debilidad endémica del Castilla. Debilidad que además claramente empieza a ser conocida y explotada por nuestros rivales. Un error, un solo error, que empañó lo que hasta el momento había sido una gran actuación del Castilla.

A partir de ese momento, el filial blanco se vino abajo, y los locales adelantaron líneas, haciéndose con el dominio del balón, aunque el Castilla dispuso de alguna ocasión, como un gran pase de Noblejas a Raúl de Tomás que el delantero, sólo frente a José Juan, no pudo controlar. En el descuento de la primera mitad Burgui también tuvo un disparo para empatar, pero los de Díaz se marcharon a vestuarios perdiendo por 1–0.

En la segunda mitad habría de venir la reacción castillista. El filial salió a por el empate, volviendo a morder en la presión, con la intención de robar el balón muy arriba; vitales en esa tarea tanto los tres jugadores del centro del campo, como el delantero Raúl de Tomás, que no dio un solo minuto de respiro al meta del Lugo. El trivote volvía a carburar e imponer su ley, y con la profundidad que siempre aporta la presencia de Lucas Vázquez, el filial Castilla volvía a rondar el área lucense.

[pullquote]Partido más laborioso que brillante de Burgui y Lucas, que sacrificaron individualismo por intensidad defensiva y solidaridad.[/pullquote]

En una de estas jugadas un buen centro de Lucas al segundo palo pudo haberlo aprovechado Raúl de Tomás, que se marchaba solo corriendo entre los centrales, si uno de ellos no le hubiera propinado un codazo en el área, que detuvo la ocasión de peligro clarísima. El árbitro decidió no ver lo que habría supuesto un claro penalti y expulsión para el jugador del Lugo, aunque en una jugada posterior, donde el delantero madridista se tomó la venganza, sí estuvo presto en sacar la amarilla.

Afortunadamente el Castilla mantuvo la cabeza fría y decidió confiar en su juego. Y funcionó. Un espléndido pase de José Rodríguez a Aguza, un quiebro de éste que deja clavado a José Juan, y Raúl de Tomás, a puerta vacía, no falla, poniendo el empate en el marcador del Ángel Carro. Merecidísimo gol para un equipo que, por juego y por intensidad, estaba mereciendo muchísimo más.

Lugo-Castilla

Firmado el empate, Díaz decidió cambiar al goleador por uno de los fichajes de invierno, el delantero William José. Si bien entendemos la necesidad del cambio por intentar preservar a De Tomás, lo cierto es que mermó ofensivamente al Castilla, que además perdió la incansable presión de Raúl y alivió a los centrales del Lugo al dar entrada a un William José absolutamente intrascendente. El partido se convirtió en un correcalles donde ambos equipos pudieron llevarse la victoria. Estuvo a punto de conseguirlo el Lugo en el minuto 63, pero un providencial y absolutamente brutal Quini arrebató el balón al jugador local cuando se encontraba en posición inmejorable para fusilar a Pacheco.

En el minuto 74, Díaz decidió retirar a Aguza por Álvaro Medrán. Un cambio arriesgado porque rompía el equilibrio del trivote -además quitando a uno de sus jugadores más entregados y participativos en el partido de hoy- pero que a la vez nos permitía contemplar el inconmesurable talento del jugador del C, que no sólo no se achantó frente al reto, sino que jugó como si llevara años militando en Segunda.

[pullquote]Álvaro Medrán no sólo ilusiona, sino que demuestra el mismo aplomo jugando en el Campo 7 con el Real Madrid C que en toda una Romareda o en el Ángel Carro con el Castilla.[/pullquote]

Esta nota positiva era contrarrestada por la lesión de Javier García-Noblejas después de un choque con un jugador del Lugo, que obligaba a entrar a Jorge Casado. Cuando el Castilla se disponía a aguantar agónicamente un punto que le mantenía fuera de los puestos de descenso una semana más, el árbitro, esta vez sí, sancionaba un penalti claro de Derik que afortunadamente marró de forma incomprensible el lanzador del Lugo. Pequeño milagro y por una vez la suerte se aliaba con el Castilla, permitiéndole esquivar lo que habría sido una derrota muy injusta.

Aún tuvo oportunidad el filial de llevarse los tres puntos, primero con un penalti no pitado a Burgui en el área del Lugo (y van dos en un partido) y después con sendas ocasiones de Quini y Medrán. El mayor mérito del filial, sin embargo, fue mantener al Lugo alejado de su portería en los últimos minutos del encuentro.

El final nos dejaba con la sensación de haber conseguido un punto de oro que nos mantenía fuera de los puestos de descenso. Los de Díaz dieron una lección de madurez en un campo muy difícil y con un árbitro muy casero, y demostraron que, por juego y actitud, pueden mantener la categoría. La semana que viene toca otro partido duro en casa del Recreativo de Huelva, pero el Castilla ha demostrado ser capaz de arañar puntos en campos complicados.

Imágenes: Lugodeportes y LavozdeGalicia.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s