SD Éibar 6 – Real Madrid Castilla 0 || Bajar los brazos

Poco se puede decir de lo visto hoy en Ipurúa: el resultado habla por sí solo. Si hasta la fecha el Castilla se las había arreglado para perder por una mínima diferencia de goles, hoy, por desgracia, el filial madridista ha sufrido una auténtica sangría víctima de los mismos errores de siempre. Una mezcla de falta de cohesión, candidez, nula capacidad ofensiva y la ya proverbial pizca de mala suerte han hecho que el Castilla sufra la mayor goleada de tiempos recientes.

DSC_0244

El Castilla presentó un XI con algunas novedades, alguna -Yáñez en lugar de Pacheco en la portería-, provocadas forzosamente por la convocatoria de la selección sub21, otras decisiones técnicas como la suplencia de José Rodríguez y Lucas en beneficio de Torró, que formó pareja con Omar Mascarell en el centro del campo. Repetía también Quini en el lateral diestro, después de su buen partido frente al Alavés.

El partido empezó con una efímera situación de dominio del Castilla que rápidamente fue contrarrestada con un paso adelante del Éibar. Antes de los primeros cinco minutos, los azulgrana ya se habían acercado dos veces a la meta de Yáñez con una ocasión anulada por fuera de juego. A partir de este momento ambos equipos empezaron a disputarse el control del centro del campo, con un Castilla donde destacaba un muy serio Omar Mascarell y con la novedad de ver a Raúl De Tomás bajar a ayudar en defensa. Ninguno de los dos equipos llegaba con claridad, y la solidaridad defensiva del filial era total, con todos los jugadores implicadísimos en la labor de achicar espacios.

[pullquote]El Castilla tuvo algunos buenos minutos en los que todo el equipo se implicó en la labor de defender. Cuando se perdió la cohesión, empezaron a caer los goles del Éibar.[/pullquote]

En el minuto 11 el Castilla pisaría al fin área rival por medio de un disparo muy esquinado y sin peligro de Raúl. Poco después la concentración del equipo empezaba a hacer aguas, y el Éibar consiguió romper la defensa del Castilla llegando con más asiduidad. Fruto de este asedio vino el primer gol, un fallo de toda la defensa merengue, que no presiona al Éibar y acaba en gol en propia puerta. Pudo ser peor para el filial, porque poco después Raúl De Tomás agredía de forma inexplicable a un jugador del Éibar cuando ninguno de los dos disputaba balón. El Castilla tuvo suerte de que el árbitro le perdonara la roja al delantero castillista.

Con algún disparo sin peligro del filial y el Éibar rozando el segundo tanto, se llegó a la segunda parte, que empezó con una falta a favor del Castilla que Casado mandó por encima del larguero. Pero el cúmulo de despropósitos que se había iniciado con el primer gol seguiría creciendo hasta culminar en el segundo, que nace de un innecesario tacón de Jaime Romero al despejar y acaba dejando a un jugador del Éibar -después de zafarse de tres defensas blancos-, frente a Yáñez.

[pullquote]Yáñez queda, en mi opinión, injustamente señalado en el partido de hoy. A pesar de algún fallo puntual, no puede hacer nada en la mayoría de los goles, donde su defensa le deja vendido.[/pullquote]

Seguirían las desgracias para el Castilla. En el minuto 56, Raúl De Tomás vio al fin la roja que llevaba buscando todo el encuentro. Poco después, Casado dejaba su sitio a Narváez en un intento de iniciar la remontada, pero un penalti riguroso de Cabrera en el minuto 64 sentenciaba a los de Toril y derivaba en una espantosa goleada. Tres goles más y algún intrascendente cambio que nada pudo hacer con un Castilla que había hecho lo que un filial del Madrid jamás debe permitirse: bajar los brazos. Y es que hoy, al contrario que en el resto de partidos, el portero rival apenas tuvo trabajo que hacer, siendo puesto a prueba tan sólo por flojos disparos lejanos o alguna falta. 

Triste pero justa derrota que desnuda completamente las miserias que llevamos denunciando lo que llevamos de temporada, con un Castilla completamente hundido donde los jugadores y el entrenador tienen parte de culpa de la situación, sí, pero no toda. Una situación que se veía venir desde el mismo día de cierre del mercado de fichajes pero que, inexplicablemente, nadie hizo nada por solucionar.

[pullquote]Un año más volvió a hacerse una planificación rápida, improvisada y con jugadores que el entrenador no había pedido. Este año, me temo, la calidad de los chicos no basta para salvar los muebles.[/pullquote]

Poco queda ya salvo hacerse a la idea de que la salvación, ahora mismo, sería un milagro digno de ser examinado por el Vaticano. Poco queda salvo seguir apoyando a nuestros jugadores, esperar que esta temporada les curta y estar dispuestos a apoyarlos en 2ªB como lo hemos hecho estos dos años en Segunda.

Pero sobre todo, queda apuntar bien los nombres de quiénes han mandado a este profundo pozo, al mejor filial de España. Recordemos siempre, siempre, quiénes fueron los culpables de enterrar al Real Madrid Castilla.

Imágenes: Realmadrid.com y Vaulner (archivo)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s