Real Madrid Castilla 2 – CD Lugo 0 || Primo victoria

Sólo quienes hayan sufrido con nosotros entenderán la sensación vivida al término del encuentro Real Madrid Castilla – Lugo que nos dejó los primeros puntos y la primera victoria de la temporada. Un partido en el que al fin se rompió la inexplicable racha de mala suerte que parecía perseguir al Castilla cual maldición de película de terror, y en el que al fin los jugadores merengues vieron recompensados con un buen resultado su esfuerzo y buen juego.

Una primera victoria que ha sido, además, terapéutica en tantos sentidos que sólo puede significar el punto de inflexión que necesitábamos. Partido donde la denostada defensa ha estado prácticamente impecable. El centro del campo, lugar de bailes, dudas y quebraderos varios, enorme. Y el entrenador cuya cabeza ya se preparaba para recibir el hachazo del resultadismo, fortalecido por una decisión que a la postre ha resultado providencial: solucionar la ausencia de gol con un XI sin delanteros. Como lo oyen.

DSC_0128

 

Pacheco, Jorge Casado, Pulido, Cabrera, Llorente, Omar, José Rodríguez, Cristian Benavente, Lucas Vázquez, Jaime Romero y Jorge Franco Burgui. A ellos corresponde el honor de haber anotado los primeros tres puntos en el casillero del Castilla, aunque en el momento de salir la alineación, todo fueron dudas. Para un equipo con una seria carencia de gol, la ausencia de delanteros centros puros en el once titular -y la no convocatoria de Sobrino-, parecía otra forma más de cavar su tumba. Pero funcionó. Y cómo.

No había terminado de sonar el pitido inicial y el Castilla ya salía como una manada de búfalos. La concentración desde el minuto uno era clave para derribar a nuestro viejo conocido el Lugo de Quique Setién, que llegaba al Di Stéfano convertido en uno de los equipos revelación de la Segunda División, con la fama de jugar siempre al toque y con criterio. Nunca ha sido un rival cómodo para el Castilla -ni siquiera tras aquella manita que les endosamos en 2ªB el año del ascenso-, y no parecía que fuera a serlo cuando, apenas recuperado el balón por primera vez, el conjunto lucense casi anotaba el primer tanto en la meta de Pacheco.

DSC_0085

No obstante, pronto iba a hacer su aparición el tridente que acabaría destruyendo el buen juego de los gallegos. Hablamos de José Rodríguez, Omar Mascarell y Cristian Benavente, que con su presión incansable, su estupenda colocación y su talento crearon problemas a un Lugo que sólo en momentos puntuales pudo elaborar su juego. Especialmente bueno el partido de José, que se erigió de nuevo en comandante de la medular para demostrar que los buenos minutos previos no habían sido un espejismo. Ha vuelto el mejor José Rodríguez, el que enamoró en el Juvenil B. Su partido ha sido sencillamente de sobresaliente: recuperando, defendiendo, dirigiendo y asistiendo. Su pletórica actuación ha acabado con un caracoleo pegado a la cal que ha recordado al otro Rodríguez, el canario Jesé.

[pullquote]José Rodríguez, acompañado por Omar y Benavente a modo de efectivos escuderos, dirigió el juego del Castilla y dinamitó decisivamente la circulación de balón del rival.[/pullquote]

Dirigidos por el inspirado trío, pronto el Castilla empezó a encontrar su lugar en el campo. El jugar sin delantero centro propició que Burgui cayera más en esa posición, dejando las bandas libres para las cabalgadas de Jaime Romero y Lucas Vázquez. Pronto descubriría el Castilla un recurso poco utilizado pero que iba a resultar mortal contra el Lugo: el balón largo a la espalda de los defensas para que lo atraparan, en carrera, Jaime, Lucas o Burgui. De una internada de Jaime vino, en el minuto 8, el primer gol: un tiro cruzado que logró engañar al portero y adelantar, por primera vez en la temporada, al filial en el marcador. 

DSC_0101

No se amedrentó el Lugo tras el zarpazo del Castilla, y en ese momento reclamó su protagonismo la defensa: partido muy serio tanto de los laterales -que ya no son noticia-, como de la pareja Cabrera – Pulido, que lograron dejar al fin la portería a cero. Los dos centrales se complementaron a la perfección, muy seguros, expeditivos y siempre atentos. A ello se le unió otra buena actuación de Pacheco.

El Lugo tocaba y tocaba, pero la presión asfixiante a la que lo sometía el escalonado centro del campo conseguía que el Castilla siempre recuperara el balón para acabar abriendo al ataque por las bandas. En la primera mitad del partido vimos a un Burgui muy móvil, demostrando que es un jugador que da otro aire al equipo. Pero hoy el atacante estrella iba a ser Jaime Romero, ya que, además del gol, provocó el penalti que acabaría transformando Omar en el minuto 36. Increíble pero cierto: el Castilla ganaba con solvencia, aunque en las postrimerías de la primera parte tocaría sufrir.

DSC_0314

Tras el descanso, todo intento de remontada por parte del Lugo se vio cortado de cuajo por un Castilla sencillamente pletórico que tuvo en las botas de sus jugadores más de uno y más de dos goles cantados. El estado de gracia en el que estuvo el equipo en esos minutos fue digno de ver: con balones divididos que invariablemente ganaba José Rodríguez, con anticipaciones perfectas de Omar o Casado y entradas limpias de Cabrera y Pulido. En el ataque, Burgui había perdido frescura pero compensaba la soberbia actuación de Jaime, y un Lucas que, sin estar tan acertado como el manchego, supo ser una pesadilla constante para su par. Una y otra vez el tridente ganó la espalda a la defensa del Lugo, y si a eso sumamos el mal partido del meta rival, sólo la (mala) suerte impidió que el marcador no fuera más abultado.

[pullquote]Acertadísimo Toril, tanto en el extraño planteamiento inicial como en los tres cambios que sostuvieron al equipo.[/pullquote]

Toril hizo tres cambios de libro para apuntalar al equipo: Borja García por un Benavente que se había dejado el alma en el campo, Rozzi por el ovacionado Jaime Romero, y finalmente Cristian Gómez por Burgui para fortalecer la medular cuando parecía claro que era más importante no encajar que marcar. Aunque en el último tramo del partido apretó el Lugo en busca de la épica, esta vez la (buena) suerte estuvo de nuestro lado, y la falta de inspiración y un palo providencial echarían una mano a Pacheco y los defensas para dejar la portería inédita.

Soberbio partido del Castilla, que certificó lo que llevamos semanas diciendo: hay equipo. Hay equipo que, con un poco de confianza -la misma que han mostrado hoy, desplegando un gran fútbol tras el primer y balsámico gol-, puede perfectamente lograr la salvación que hoy parece tan lejana. Lo importante es seguir sumando y, sobre todo, hacer eso a lo que el Castilla nos tiene tan acostumbrados: no perder la fe.

DSC_0283

Imágenes: Vaulner, Realmadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s