Un artículo sobre Mourinho que no va a gustar a nadie.

Me atrevo a titular este artículo en una especie de referencia-homenaje a un famoso libro del investigador jienense Juan Eslava Galán sobre la guerra civil española. En este libro, con su habitual verbo ingenioso y su sutil y elegante ironía, el profesor Eslava Galán huye de la visión simplista de tan complejo conflicto, de su tradicional división en buenos y malos. Publicado en pleno auge de obras sobre la causa, todas transpirando afecto hacia uno u otro bando, Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie señalaba de forma osada los pecados de unos y otros y nos recordaba que, a fin de cuentas, nadie es completamente héroe ni villano.

De héroes y villanos, precisamente, está plagada la historia reciente de nuestro amado madridismo. También de guerra civil, a tumba abierta, fratricida y feroz. Los últimos meses, para el aficionado merengue, han sido de un desgaste y un caos absoluto. Entre topos y filtraciones, divisiones de vestuario, mártires eternos o traidores a la causa, se nos han ido escurriendo entre los dedos tres títulos con su correspondiente humillación y bochorno. La salida de Mou, en contra de lo que algunos creen, no es el fin de la división sino un hito más en su desarrollo. Por eso me temo que este artículo no vaya a gustar a nadie. Porque no pienso hablar de un héroe, ni tampoco de un villano. Sólo de un hombre, José Mourinho, con sus aciertos y sus defectos. Como tal hemos de valorarle.

DOCU_GRUPO Jose Mourinho

 

Los inicios de este blog coincidieron con el final de la etapa Pellegrini y el inicio de la era Mou; saludamos de forma entusiasta el inicio de un proyecto bajo la mano firme de un entrenador contrastado, y a lo largo de este tiempo, centrándonos principalmente en el área que más dominamos, hemos señalado tanto sus fallos como sus aciertos. Tal posición nos ha colocado en una tesitura comprometida: nos han acusado tanto de mourinhistas como de antimourinhistas sin que realmente hayamos pertenecido a ninguno u otro bando. Nos hemos sentido igual de incómodas con los ataques indiscriminados de cierto sector de la prensa que con el carácter de icono, casi mesiánico, que un amplio sector del madridismo otorgaba a Mou. El lunes, Florentino Pérez anunció de forma oficial el fin de la estancia de Mourinho en Madrid. Al respecto, la opinión de este blog es unánime: había llegado el momento.

[pullquote]El mourinhismo se acabó cuando el propio Mourinho dejó de creer en su proyecto.[/pullquote]

Por si las dudas, yo he estado en las gradas del Bernabéu coreando el nombre de nuestro aún entrenador con la famosa melodía de La donna è mobile. Mourinho como entrenador ya me gustaba antes de llegar al Real Madrid; Mourinho como entrenador me seguirá gustando, en el Chelsea o donde tercie. Pero hace tiempo que la actitud del propio Mourinho me indicó que el fin estaba cerca. Tengo la sensación de que el mourinhismo se acabó cuando el propio Mourinho dejó de creer en su proyecto.

Confieso que fui creyente. Que pensé que José Mourinho era el hombre ideal para establecer un largo reinado en el templo blanco, un entrenador con larga trayectoria que moldeara el equipo a su imagen y semejanza. Un Ferguson merengue. Confieso que pienso que se le han puesto muchas trabas, principalmente por parte de un sector de la prensa que le tenía sentenciado antes de poner un pie en España. Pero también confieso, porque no hacerlo sería reducir el mundo a una gama de negros y blancos, que pienso que Mourinho ha sido, en todo momento, tan víctima como verdugo.

mourinho-adios2

De los méritos de Mou, creo yo, no hay que hacer mucho balance. Saltan a la vista. Él ha colocado de nuevo al Real Madrid en el bombo de los cocos de Europa, ha resucitado las viejas noches de gloria del Bernabéu, nos ha recordado que hay vida en Champions más allá de octavos y que la Copa es un trofeo del que no siempre te tiene que eliminar un 2ªB. Mourinho ha puesto fin a la mediocridad con su mano de hierro, ha puesto a jugar a los mejores, ha impuesto su autoridad sobre un presidente demasiado acostumbrado a ser él la cabeza visible del club. Todo eso lo hizo Mou. Y le estaremos permanentemente agradecidos.

“Me gusta el Mourinho entrenador, pero no su show”. En los últimos días he escuchado varias veces esta frase. Estoy parcialmente de acuerdo, aunque tengo que señalar que ese show forma parte de la estrategia del propio Mourinho; desviar la atención de la prensa de sus chicos para centrar en él la presión. En teoría. Leí a un madridista muy sensato preguntarse de qué sirve que Mou se atribuya siempre la culpa de la derrota si, en cuanto se le pregunta, no duda en señalar a alguno de sus jugadores. De la misma forma me pregunto yo de qué sirve blindar a tu equipo contra las injerencias de fuera si en rueda de prensa se han aireado trapos sucios. De qué sirve mantener a la prensa alejada si la carnaza se les ha servido en bandeja de plata.

b_presentacion_b_jose_mourinho

Es cierto que Mourinho ha tenido que hacer frente a críticas feroces por llevar a cabo lo que simplemente era una decisión deportiva bajo su competencia. En el asunto Casillas, la campaña de un amplio sector de la prensa española -discúlpenme por el uso constante de la palabra sector: puesto que no me gusta que se generalice con el madridismo, no quiero caer en el error de generalizar yo con la prensa- han llevado a cabo una campaña absolutamente vergonzosa incluso para alguien que admira al portero de Móstoles, como yo. Que el fichaje de Diego López ha sido un acierto creo que no lo puede discutir nadie; que Iker Casillas está en un bajo estado de forma, tampoco. Pero la inicial defensa y posterior ninguneo a Adán ha sido sonrojante. Y al igual que la prensa ha utilizado a Casillas para atacar injustamente a Diego, el propio Mourinho ha usado a éste para señalar al capitán del equipo.

Muchos dicen que es un problema más de forma que de fondo. Se puede sentar a un jugador sin humillarlo. Se puede alejar a la prensa sin atacarla. Se puede pedir al entrenador del filial que cambie alguno de sus métodos sin necesidad de cuestionar su autoridad. Se pueden hacer las cosas de muchas formas, pero Mou da la impresión de no conocer otra vía que la rápida, directa y dolorosa; y eso es lo que, creo yo, ha acabado precipitando su salida.

Sus acérrimos radicales hablan de falta de apoyo, pero evitan mencionar que el principal apoyo que Mou tuvo y posteriormente perdió fue el de su propio vestuario. Y de esto el principal responsable es su jefe. Se puede achacar a Pepe su resentimiento con el luso por sustituirle por Varane; pero a ver qué excusa ponemos para justificar que Cristiano Ronaldo se haya desmarcado públicamente de él. La realidad es que Mou, técnico absolutamente brillante en muchos aspectos, ha ido perdiendo poco a poco apoyos dentro del propio club, por errores que, efectivamente, se han debido más a las formas que a otra cosa.

[pullquote]Atrás queda la imagen bucólica de unión ofrecida en la celebración de la liga. Muchos de los jugadores que entonces le apoyaban, hoy se desmarcan de él.[/pullquote]

Atrás queda su imagen celebrando la liga de la temporada pasada, cuando no dudaba en posar con Iker Casillas o Sergio Ramos. Atrás queda su imagen apoteósica a lomos de José Callejón; un familiar cercano del motrileño lleva buena parte de la temporada criticándole en una red social. En la misma red social publicó un jugador del Castilla, apenas una semana antes de que el partido contra el Alcoyano desatara la disputa entre el portugués y Toril, una instantánea con el propio Mourinho. Al siguiente partido del filial, este jugador fue uno de los primeros que corrió junto a varios compañeros a celebrar un gol con su entrenador para manifestarle públicamente su apoyo frente a las críticas recibidas por parte del luso.

Puede ser que el malvado mundo esté contra Mou o puede ser que, como todos, Mou sea humano y haya cometido errores.

dBSaf

Se acaba con Mou una etapa que, si bien no puede ser considerada fracaso -sólo hay que ver de dónde venimos- tampoco se puede definir como brillante. Y lo peor de todo es que no tenía por qué acabar. Todos -entrenadores, jugadores, presidencia- han decidido en el momento clave remar cada uno en su propia dirección. Si no lo hubieran hecho así, aún estaríamos hablando de un equipo que habría conseguido, quién sabe, hitos gloriosos. Los culpables son todos por igual. Igual que las víctimas.

En este momento, lo más inteligente que podía hacer Mourinho era marcharse, y lo mejor que podemos hacer los aficionados es aceptar que una situación tan tensa, por el bien de nuestro propio club –el Real Madrid es lo primero– no podía continuar.

Gracias por todo, Mou, y mucha suerte en el futuro. No pudo ser. No fuiste tú, ni fui yo. Fuimos los dos.

Imágenes: Gettyimages, Defensacentral.com, Realmadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un artículo sobre Mourinho que no va a gustar a nadie.

  1. Mario dijo:

    Hola, quisiera rebatirte un par de cosas. En lo demás estoy de acuerdo (Era doloroso pero era lo mejor su partida, a veces le han perdido las formas y no era necesario atacar públicamente a Toril).

    -“Tengo la sensación de que el mourinhismo se acabó cuando el propio Mourinho dejó de creer en su proyecto”.

    No, el mourinhismo como concepto (meritocracia, profesionalidad, honestidad, sacrificio, defensa del club , no admitir injerencias, no compadreos con la prensa, partirse la cara por el Madrid aún sabiendo que te la van a partir, destapar la manipulación intelectual que hace la prensa), va a seguir sin Mourinho y es bueno que así sea. El madridismo ha despertado y no va a permitir que la prensa mangonee el club para sus intereses.

    -“De qué sirve que Mou se atribuya siempre la culpa de la derrota si, en cuanto se le pregunta, no duda en señalar a alguno de sus jugadores.”

    Mourinho podrá ser lo que sea, pero no ha dudado en entonar el mea culpa cuando ha hecho falta además de criticar a los distintos ámbitos para defender al club y no parecer que ponemos la otra mejilla.

    -” Me pregunto yo de qué sirve blindar a tu equipo contra las injerencias de fuera si en rueda de prensa se han aireado trapos sucios.”

    Mourinho cuando critica públicamente a un jugador es porque antes se lo ha dicho a la cara y sólo busca la reacción del propio jugador para que espabile y mejore. Que cae en el error de señalarlo públicamnte? A lo mejor, pero no creo que se aireen los trapos sucios.

    “-Pero la inicial defensa y posterior ninguneo a Adán ha sido sonrojante. Y al igual que la prensa ha utilizado a Casillas para atacar injustamente a Diego, el propio Mourinho ha usado a éste para señalar al capitán del equipo.”

    Mourinho pidió un portero para que le hiciera la competencia a Casillas y evitar que el capitán se durmiese en los laureles ahogado en su autocomplacencia. Además quería que Íker espabilase y mejorase sus defectos ( salidas por alto, golpeo de balón, autoridad en el área pequeña y en las jugadas a balón parado…).

    Pero Adán no dio el nivel y como consecuencia se pensó en fichar a Diego López. Mourinho no creo que señalase a Adán. Simplemente la jugada no salió como esperaba. Quería darle un toque de atención a Íker para que este no se pensase que era intocable y para que espabilase pero simplemente Adán no daba el nivel.

    Y lo de señalar al capitán del equipo, mira, Casillas también ha cometido errores. Se dice que es un filtrador y su novia ha puesto en jaque al vestuario del Madrid. Además es amigo de un tío tan tóxico como Xavi que siempre nos hace quedar como los malos ante la prensa. Me parece bien una reprimenda al capitán.

    “Se puede sentar a un jugador sin humillarlo. Se puede alejar a la prensa sin atacarla”.

    En otros equipos el entrenador hace rotaciones, en el Madrid Mourinho castiga a sus jugadores.
    Se debe atacar a la prensa si crees que es bueno para alejarla del club, creando barreras y distancia como quieren todos los entrenadores profesionales para evitar compadreos y filtraciones.

    Nada más , saludos, En los demás temas coincido con tus reflexiones.

    • Naru dijo:

      Hola Mario. Antes de nada muchas gracias por opinar, valoramos mucho que nos hagáis ver puntos de vista distintos al nuestro.

      Estoy de acuerdo (mejor dicho: espero) que todas esas buenas costumbres que nos ha dejado Mourinho se mantengan tras su marcha. Pero no me gusta englobarlas bajo el concepto “mourinhismo”, porque otros han defendido esos valores antes que Mou y otros los defenderán tras él.

      Sobre Casillas, “que se diga” que es un filtrador a mí no me vale. Cualquier jugador de mi equipo me merece el respeto suficiente para no creer algo así de él hasta que no tenga pruebas fehacientes. Que de momento, no las hay. Más aún si ese jugador es el capitán que lleva en el Real Madrid desde los 8 años. Obviamente ha cometido errores -él y todos- pero no me parece suficiente razón para vilipendiarle de ese modo.

      Yo no he dicho que Mourinho castigara a Casillas. Mourinho sentó a Casillas -y a Ramos, y a Pepe, y a Marcelo, y…- sencillamente porque estaba en un mal estado de forma. Pero en rueda de prensa le ha enviado indirectas que, al menos en mi opinión, están de más. Los problemas se arreglan dentro.

      Saludos a ti 🙂

  2. Teresa Sanz dijo:

    Tienes toda la razón. Algunos sectores de la prensa, como dices tú, dicen ahora que Mou se va por los malos resultados, pero los madridistas de verdad veíamos que esto se estaba deteriorando desde hacía meses. Da pena, porque se podría haber continuado con este magnífico proyecto, pero creo que, al final, nadie quiso apostar por él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s