Castilla 5-1 Huesca. Aprovechar ocasiones y resistir

El Castilla parece por fin haber conseguido eso que se puso como meta el equipo a principio de temporada -más vale tarde que nunca-, que es convertir el Di Stéfano en un fortín. Y el hecho de conseguir no perder en casa se nota psicológicamente. La muestra de él son los primeros quince minutos, en que el Castilla -con su once habitual tras la vuelta de Mosquera- aprovechó que el Huesca aún se encontraba tomándole la medida al partido para marcar dos goles: primero Jesé en el minuto 9’, a pase de Juanfran y cinco minutos después, lo haría Borja, también otra vez con asistencia del alcalaíno, tras una magnífica contra.

Tras estos quince minutos frenéticos, el Huesca empezó a situarse en el campo pero sin ser capaz de arrebatarle el dominio de los tres cuartos del campo a los de Toril, dependiendo en exclusiva de las contras para producir jugadas de peligro. Este control se produjo gracias a la asociación entre Mosquera y Borja -uno de los jugadores clave, especialmente en esta primera parte-, quién actuó más como centrocampista que como mediapunta, ayudando a Mosquera y conectando el mediocentro con los delanteros, cerrando así las ocasiones del Huesca. Este control férreo permitió depender menos de Casemiro, quién se centró más en defender o atacar, olvidándose de las labores de conexión que son su asignatura pendiente. El Huesca por su parte continuó intentando las contras en busca de un gol pero sin éxito, en especial gracias a la labor de Nacho -hoy de lateral, en vez de Casado-, quién no sólo frenó los ataques por su banda, sino que apoyó a Mateos, cubriendo su marca cuando el central la perdía. Con este resultado se llegó al descanso, con alguna otra ocasión desaprovechada por parte del Castilla pero poco peligro en líneas generales.

La segunda parte comenzó con un Huesca volcado en recortar la distancia y un Castilla menos centrado, entrando en la típica caraja que le suelen dar a todos nuestros equipos en algún momento del partido. Pero por una vez, los de Toril consiguieron mantenerse lo suficientemente centrados como para despejar las ocasiones, a veces con más suerte que reflejos, e intentar crear las suyas propias, conscientes de que dos goles no era una ventaja suficiente para mantener la tranquilidad. Juanfran tuvo la primera ocasión clara del Castilla en este tiempo, con un tiro rozando el palo y, pocos minutos después -en el 60’- marcaría Jesé el tercero aprovechando, el rechace de un córner para batir al portero. Casi cuando aún estábamos celebrándolo marcó el Huesca el 3-1 en un tiro que poco pudo hacer Mejias para detenerlo, tras perder Mateos su marca.

Fue en este instante en que Toril decidió empezar con los cambios, el primero de ellos Álex -de vuelta a los terrenos de juego tras un mes- por Jesé, moviendo a Borja a la posición dónde estaba el canario y buscando afianzar el centro del campo que el Castilla había ido perdiendo. El centrocampista fue clave en la presión del balón en esta última parte del partido, distribuyendo y entendiéndose con sus compañeros, en un momento del partido en que el Huesca dominó el terreno, cortando las jugadas del Castilla e interrumpiendo su juego.

[pullquote]A pesar de la goleada hay que seguir incidiendo en los fallos en defensa y centro del campo. Los primeros solucionados por un Nacho casi con don de la ubicuidad. Los segundos por el sacrificio de Borja primero y la entrada de Álex después[/pullquote]A pesar de la presión de los visitantes, los de Toril hicieron gala de una buena capacidad de sufrimiento, aguantando el tipo a pesar de verse encerrados en su mitad del campo, pudiendo salir sólo a base de contra con disparos largos. A pesar de ello, el cuarto gol vendría de la mano de una de nuestras típicas asignaturas pendientes y que hoy parecíamos haber solventado: el balón parado. El autogol del Huesca vino tras un córner de Álex que roza un defensa del Huesca desviando la trayectoria. La entrada de Óscar Plano y Lucas buscaba más pólvora arriba y terminar de redondear la noche, y de hecho sería el gallego el autor del último gol, experto ya en aprovechar los últimos minutos demostrando ser un magnífico revulsivo.

Un festival de goles en un partido que no sólo nos permite mantenernos a seis puntos del descenso sino mantener el Di Stéfano como un fortín en esta segunda vuelta. A pesar de estas buenas sensaciones hay que destacar que los problemas en defensa y el centro del campo siguen estando ahí, hoy tapados en un caso por Nacho, desdoblado en lateral y central en muchos casos y Borja en el segundo, que tuvo que convertirse en centrocampista hasta la entrada de Álex que asentó el mediocampo.

Imágenes: RealMadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s