Real Madrid Castilla 2 – Deportivo Guadalajara 1 || Victoria a cualquier precio.

Semana complicada en la cantera blanca, que culminaba con la visita de un rival también difícil. Enemigo directo en la lucha por la permanencia, el Guadalajara y el Castilla ya se han encontrado varias veces estos años, protagonizando partidos vibrantes y calientes que dejaron una cierta sensación de rivalidad entre el filial merengue y el conjunto alcarreño. Después de la victoria in extremis de los blancos -rojos, aquel día- en el Pedro Escartín, esperábamos volver a llevarnos los tres puntos en nuestra casa.

Y la victoria volvió a conseguirse, aunque con un partido muy distinto al que vimos en la primera vuelta. Si aquél fue de ida y vuelta -los dos equipos llegaron a adelantarse en el marcador- y se ganó con un postrero gol de Mosquera, hoy en el Alfredo Di Stéfano hemos visto un encuentro con menos intensidad de la habitual de un Castilla que ha conseguido dormir el ímpetu inicial de un muy mediocre -más de lo esperado- Deportivo Guadalajara.

Toril sorprendió con un XI inicial en el que entraba de nuevo Casemiro -horroroso frente al Sabadell y en el amistoso frente a la sub20-, en detrimento de Álex, que empieza a acostumbrarse a ver sus buenas actuaciones pagadas con incomprensibles suplencias. Como es habitual en casa, Juanfran salió de lateral derecho relegando a Fabinho al banquillo. Y Óscar Plano de delantero centro ante la ausencia de Morata.

El partido empezó con mucha intensidad por parte del Guadalajara, apoyado por su afición, desplazada de forma masiva a Valdebebas. Fueron los alcarreños los que dispusieron de los primeros acercamientos al área, pero los nuestros se recuperaron pronto y bien, recolocándose rápidamente sobre el campo para empezar a hacerse con el control del partido antes de los primeros diez minutos. Lo intentaron, sin suerte, Cheryshev, Jesé y Juanfran, pero sería el canario quien acabaría abriendo la lata en el minuto 22, gracias a una gran jugada de este último. 

A partir del primer gol y frente a un Guadalajara noqueado el Castilla decidió, de forma incomprensible, dormir el partido. Fue la pasividad de los visitantes más que el acierto de los locales lo que logró que el encuentro se decantara siempre del lado blanco. Partiendo de una sólida base defensiva -muy bien Nacho y Jorge Casado-, y con Denis y Jesé realizando su habitual trabajo de incansable percusión, el filial se contentó con mantener el dominio del balón y esperar, bien colocado, al Guadalajara.

En este tramo del partido destacó, más que nunca, la baja forma de Casemiro. Ya eran varias las voces que afirmaban que el brasileño había llegado muy pasado de peso, y hoy en el campo se le vio excesivamente lento, a una velocidad diferente a sus compañeros, absolutamente perdido en la primera parte y excesivamente duro y tardón en las entradas. De nuevo nos preguntamos si es conveniente colocar a un jugador que ha de adaptarse a una competición distinta en el puesto de titular nada más aterrizar. Máxime cuando relega al banquillo a un compañero que, hasta el momento, ha demostrado ser la mejor pareja de Mosquera en el centro del campo.

[pullquote]De momento el brasileño está acusando la falta de adaptación al equipo y la categoría, por lo que habrá que esperar para ver qué puede aportar al Castilla.[/pullquote]

Sin apenas sustos se llegó al descanso. De nuevo el Guadalajara empezó enchufado, e incluso pudo hacer el empate en un balón que Juanfran sacó de forma milagrosa. A destacar el gran partido realizado por el guardameta Tomás Mejías, que en los momentos de asedio del Guadalajara se mostró muy seguro y ordenó perfectamente la defensa del equipo. Así, del posible empate se pasó al segundo gol del Castilla: magnífica asistencia de Jesé que no perdona Denis Cheryshev. 2-0 en el marcador y lo que parecía ser un partido plácido por delante.

Obviamente, la paz es un concepto que el Real Madrid Castilla desconoce. El tercer gol no llegó, y los cambios de Toril se centraron -erróneamente, en mi opinión- en reforzar defensivamente a un equipo que apenas estaba sufriendo en ese aspecto, restando efectividad de ataque. Fabinho entró el campo sustituyendo a Borja , y un rato después lo haría Álex por Óscar Plano. Cambios excesivamente defensivos teniendo en cuenta como estaba el partido, que tenían como objetivo que el Castilla durmiera el encuentro llegando a la recta final sin peligro alguno.

Era la ocasión propicia para que apareciera nuestra bestia negra, y ésta no falló a la cita. En el minuto 78, un saque de esquina propiciaba el gol del Guadalajara, única faceta en la que había logrado asustar al Castilla. Tan sólo unos minutos después, de un barullo en el área pudo llegar el fatal empate. Afortunadamente, el Castilla tiene últimamente la suerte que le ha faltado durante el resto de la temporada. Pese a que el Guadalajara apretó en los minutos finales -facilitado por las numerosas y peligrosas pérdidas de balón de los locales- no logró concretar ninguna acción sobre la meta castillista. Con una intensa labor de achique de nuestros tres centrocampistas -Casemiro, que había empezado totalmente descolocado, acabó encontrando su sitio y ayudando en la recuperación, aunque con una excesiva contundencia- y pidiendo la hora ante un equipo que se había demostrado bastante inoperante, se llegó al final del encuentro.

Se lograron los tres puntos, sí. Se logró mantener la racha positiva -invictos en el Estadio Alfredo Di Stefano en lo que llevamos de año- e indudablemente el Castilla mostró que ha dado un paso adelante en cuestión de madurez. Hemos aprendido, aparentemente, a controlar los partidos y a imprimirles el ritmo de juego más adecuado. Los jugadores ahora parecen ser conscientes de cuándo es mejor guardar la pelota y dormir el encuentro que lanzarse al ataque al galope. La defensa volvió a dar muestras de una mejoría notable, liderada por un Tomás Mejías que últimamente está rayando a un nivel altísimo, quizá sus mejores partidos con el Castilla.

[pullquote]Los mejores: Mejías y Juanfran. Enorme partido, sobre todo, del lateral/extremo alcalaíno, que ya huele a Primera División.[/pullquote]

Aún asi, no puedo dejar de notar que esta mejora se ha hecho a costa de renunciar a algunos de los principios que solían definir al Madrid Castilla. La vocación puramente ofensiva parece haberse perdido en favor de un afán más resultadista. La meritocracia que siempre caracterízó a Toril –jugadores como Jesé, que llegaban con la vitola de estrellas al primer filial, tuvieron que ganarse su puesto con mucho esfuerzo y sudor- también se ha diluido, perjudicando al conjunto con el aparente objetivo de hacer brillar a ciertos jugadores por no sé sabe muy bien qué razón. Los cambios valientes también forman ya parte de la historia.

Podemos preguntarnos si el partido de hoy se podría haber ganado sin tanto sufrimiento si se hubiera seguido la máxima castillista de intentar marcar más goles que el rival. Con los tres puntos en el casillero del filial, no parece tener mucho sentido. Quizá algún día lo tenga, si los malos resultados vuelven a sepultarnos. De momento, todo lo que sea la victoria nos vale. Al precio que haya que pagar.

Imágenes: Realmadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s