Castilla 5 – 0 Villarreal | Victoria para quien jamás dudó

Podemos plasmar este partido del Castilla -el partido que muchos deseábamos y necesitábamos ver desde hace semanas- en una única frase atribuida al famoso estratega Anibal Barca: La victoria fue para quien jamás dudó.  Y es que muchos dudaron, en estas últimas semanas, del equipo y de Toril, pero ellos han sabido mantenerse firmes, en los mejores y en los peores momentos, hasta conseguir la victoria.

Porque jamás dudaron.

A las sensaciones positivas que, a pesar del empate a cero, dejó el Castilla la semana pasada en su partido en casa contra el Girona, había que sumar la incertidumbre de saber si el indicio de mejora era real; se llegaba con la duda de si conseguiríamos entrar con buen pie en la segunda vuelta con un rival como el Villareal en frente, los cuales quizá no estén pasando por su mejor momento, pero que ya infligieron una dolorosa derrota en el arranque liguero. Para ello, nos presentabamos con Morata pero sin Nacho -convocado con el primer equipo-, sin Jesús ni José Rodriguez -ambos lesionados- y con una defensa Iván-Mateos que se ha mostrado irregular a lo largo de estos meses.[pullquote]Toril alineó un XI equilibrado que, reforzado en punta con Morata, se mostró fuerte atrás, atrevido en ataque y practicamente perfecto en el centro del campo. [/pullquote]

Había dudas fuera, pero no para Toril, que alineó un XI equilibrado que, reforzado en punta con Morata, se mostró fuerte atrás, atrevido en ataque y practicamente perfecto en el centro del campo. No para el equipo, que mantuvo la tensión competitva, la cohesión y la fe sin importar el camino que les trajo hasta aquí.

Los primeros compases del partido ya fueron preludio de lo que más tarde se vería en el Estadio Alfredo Di Stefano. Con tres llegadas claras en tan solo cinco minutos -una de ellas, un disparo de Morata que nadie comprende como no entró-, un Castilla con lineas muy adelantadas se hizo con el control del partido con rapidez y eficiencia. Con Jesé especialmente inspirado de vuelta a su posición de mediapunta, Juanfran y Cheryshev aportando velocidad al ataque castillista y un centro del campo donde Álex y Mosquera controlaron con eficacia el ritmo del partido, cubriendo una gran cantidad de terreno ante la pasividad del Villareal, Morata y el propio Jesé asediaron la porteria contraria, donde sólo un gran Juan Carlos -el mejor de su equipo- pudo evitar el gol.

Aún así, Morata no tardaría más que 17 minutos en poner el primer tanto en el marcador tras un magnifico recorte y zurdazo imparable para el guardameta. Sería entonces cuando llegarían los únicos momentos de desasosiego: el Villareal consiguió adelantar sus líneas, llegando en varias ocasiones a la portería del Castilla donde un inspirado Mejías y una defensa impecable -a destacar Iván y su gran partido- salvaron varias ocasiones seguidas que insuflaron esperanzas en el Villareal.[pullquote]El Villareal consiguió adelantar sus líneas, llegando en varias ocasiones a la portería del Castilla donde un inspirado Mejías y una defensa impecable salvaron varias ocasiones seguidas.[/pullquote]

Sin embargo, el segundo gol llegaría para asentar al Castilla cuando menor esa su dominio del partido: tras un centro perfecto de Cheryshev, Borja marcaba el segundo gol justo antes del pitido del descanso. Esta ventaja de dos goles, sin embargo, no hizo que el Castilla se relajase. Al contrario, el equipo salió perfectamente asentado en las tres líneas del campo, manteniendo en todo momento el control de un partido que cada vez se tornaba más blanco a pesar de un par de ocasiones, claras pero aisladas, de Senna.

[pullquote]Los goles llegaron, como fruto de ese esfuerzo, seguidos y sin dar respiro al aficionado.[/pullquote]Los goles llegaron, como fruto de ese esfuerzo, seguidos y sin dar respiro al aficionado: primero Mosquera en el 74′, con un disparo por la escuadra desde fuera del área, imparable; después Jesé en el 76′, tras una imparable carrera que le dejaría solo frente al portero, y por último Cheryshev en el 78′, que llevaba todo el partido buscando el gol, tras una gran asistencia de Quini. Tras este asedio en menos de cinco minutos, el Villareal se borró definitivamente del partido, ofreciendo a los castillistas el final de partido relajado que llevaban meses sin ver.

En este partido -sin duda, el mejor en lo que va de temporada-, es necesario destacar que si el equipo funcionó como una máquina perfectamente engrasada, fue porque en cada línea aparecieron los mejores jugadores y en su mejor versión.

Mejías hizo gala de sus reflejos salvando varias ocasiones claras del Villareal cuando los de Marcelino buscaban el gol del empate, revelándose como un portero seguro que se creció ante circunstancias adversas. En la línea de defensa, Juanfran aportó seguridad atrás y criterio a la hora de atacar, lo que junto a un -como viene siendo habitual, por otra parte- perfecto Casado y a unos seguros Mateos e Iván, permitió mantener la portería a cero sin demasiados problemas a pesar de la ausencia -cada vez más habitual- de Nacho.

[pullquote]El centro del campo se reveló providencial a la hora de aportar la seguridad y la pausa necesaria para que, por primera vez en varias semanas, el Castilla creará de forma ordenada su juego desde atrás.[/pullquote]El centro del campo se reveló providencial a la hora de aportar la seguridad y la pausa necesaria para que, por primera vez en varias semanas, el Castilla creará de forma ordenada su juego desde atrás. Mosquera y Álex llevan demostrando desde hace tiempo que son imprescindibles a la hora de aportar a este equipo el ritmo adecuado, y la ausencia de cualquiera de los dos se hace notar. Hoy, con ambos cubriendo todo el terreno de juego, conduciendo las jugadas, ayudando en defensa e incluso aportando en ataque, se ha visto su papel destacado en este Castilla que busca la permanencia. Entre ambos parece haber encontrado su papel Omar, en una versión más madura y asentada que la del año pasado, que entró en los minutos finales para aportar solidez frente al ataque desesperado del Villareal.

Por último, este ataque perfectamente compenetrado ha ayudado a recuperar el impulso goleador de las primeras jornadas. Posiblemente, Morata sea el refuerzo más deseado, puesto que su aportación no se reduce a goles, si no que reordena todo el ataque, sirviendo de ayuda a Cheryshev y Borja, devolviendo a Jesé a la posición en la que se siente más cómodo y mejores resultados obtiene.

Toril también parece haber superado sus dudas de las ultimas semanas, no solo con un planteamiento inicial soberbio, si no realizando con acierto los cambios -los de Jesé y Álex, solicitados por ellos mismos, tras recibir sendas amarillas que calificaremos, educadamente, como polémicas-, reforzando el equipo sin deshacerlo y permitiendoles mantener el control de principio a fin.

El Castilla regresa a la senda de la victoria tras un mes turbulento, justo a tiempo para enfrentarse al Barça B en un partido que presenta más importancia por el morbo externo que por la necesidad real de detener la sangría de puntos en el objetivo de alcanzar la permanencia lo antes posible, sea quien sea el rival.

Si se continúa por este camino iniciado el pasado fin de semana y rubricado hoy, las victorias irán llegando poco a poco. Con paciencia y sin lugar para las dudas.

Imágenes: RealMadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s