Castilla 0-0 Girona. Recuerdos del pasado

Último partido de la primera vuelta, en que una derrota más podía significar meterse de lleno en los puestos de descenso. La vuelta para este partido de Nacho, unida a la de Morata y las bajas de Derik y de Cheryshev -este último por acumulación de tarjetas- eran las principales novedades de un once que tenía que enfrentarse al tercero de la tabla.

El cambio con otros partidos se notó inmediatamente, especialmente en la línea defensiva. La vuelta de Nacho permitió afianzar la defensa, dejando un seguro atrás que permitiera adelantar líneas -sabiendo que su capacidad para volver y cortar no hacía a Jesús quedarse solo ante un ataque rival-. Además, pareció contagiar a las partes más débiles del conjunto, permitiéndoles mostrar su mejor cara y evitando los errores tontos de los que pecan en muchas ocasiones.

[pullquote]La vuelta de Nacho permitió afianzar la defensa, dejando un seguro atrás que permitiera adelantar líneas.[/pullquote]Otra zona dónde se notaron las diferencias con otros partidos fue a la hora de atacar. La presencia de Morata permitió a Jesé caer a mediapunta -papel que le viene mejor que el de delantero-, lo que en general y quitando los momentos de obcecación típicos del canario permitieron una mayor creatividad, apoyados por Borja como un gran sustituto de Denis. La única pega fue la falta de gol, que sigue siendo la asignatura pendiente de este Castilla. Casado, con su nivel habitual, alternándose con Borja y Juanfran desdoblándose con Fabinho -en esta ocasión mucho más seguro que en partidos anteriores, probablemente por poder dedicarse con mayor énfasis al ataque que es su punto fuerte-, permitieron que el balón corriera por las bandas, obviando así un centro del campo en que José Rodríguez desaparecía por momentos y Mosquera no podía estar a todo.

Con momentos de creatividad y ataque a portería, y bastante más seguridad para resistir los contraataques peligrosos del Girona, no es de extrañar que la primera parte fuera un partido bastante más dominado por el Castilla de lo que nos había acostumbrado últimamente. Más afianzados, más cómodos, recordaban bastante al equipo de la pasada temporada.

Estas buenas sensaciones se diluyeron un poco al volver del descanso. El ataque de los nuestros pareció apagarse y el Girona intentó conseguir la victoria, teniendo varias ocasiones de peligro y encerrando a los nuestros más hacia nuestra área. El cambio de sistema de Toril, sacando a Borja para meter a Álex y formar un trivote, permitió afianzar el centro del campo y recuperar el dominio de la zona para volver a presionar al meta rival. Con la seguridad de Mosquera y Omar -que entró por José Rodríguez- para anclar posiciones y ayudar en defensa, Álex pudo hacer lo que mejor sabe: aprovechar su movilidad para recorrerse el mediocentro presionando a los rivales en todo momento y robando balones,  bajando a defender cuando fuera necesario.

Gracias a este manejo de los tres cuartos, el Castilla volvió a meterse en el partido, teniendo varias ocasiones en las que faltó alguien con olfato para estar allí y empujarla. El Girona siguió intentándolo en las contras, teniendo una en los últimos minutos que paró Jesús de forma espectacular -demostrando que mantiene los reflejos de la anterior temporada, aunque a veces se note falta de entendimiento con su defensa, producto de no entrenar juntos-, permitiéndonos mantener la portería a cero y la tranquilidad.

[pullquote]El partido contra el Girona ha servido para enfatizar  la dependencia que tenemos de Nacho y Morata. [/pullquote]El partido contra el Girona ha servido, aparte de para conseguir un punto siempre necesario en nuestro objetivo de no descender -de cuyos puestos seguimos peligrosamente cerca y se aproximan partidos aún más complicados-, para enfatizar  la dependencia que tenemos de Nacho y Morata: su mera presencia hace cambiar todo el equipo. El sistema habitual del Castilla se creó con ellos en mente, y prima -ya que recuperarles de forma permanente es impensable- buscar una solución tanto en forma de sustitutos fiables como de sistema, si queremos no pasar una segunda vuelta como la primera. Este Castilla fue un bonito reflejo -aunque algo pálido- de el del año pasado, pero hemos de ser conscientes que eso no nos va a dar la receta para la permanencia, con dos piezas clave ascendidas.

El Mejor: Nacho. Imperial a pesar de los pocos minutos jugados en los últimos tiempos, su exhibición de ayer demostró su lugar indiscutible como capitán y capo de la defensa, tanto como la tremenda dependencia que tenemos de él y lo que se le había echado de menos a la hora de tener una defensa segura. Capaz no sólo de cortar los ataques del rival hasta el último momento, si no que su presencia cubre las carencias de Fabinho y de su compañero en el centro de la defensa.

El peor: José Rodríguez. Desaparecido durante gran parte del partido, especialmente en labores defensivas y de presión al rival, haciendo que Mosquera tuviera que apoyarse en la defensa, para realizar la contención. Su amarilla, además, le deja a una de la suspensión, con probabilidades de perderse el partido contra el Barça B.

Imágenes: Real Madrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s