Denis Cheryshev: velocidad en la banda izquierda

Esta parece ser la temporada de Denis Cheryshev. A un principio espectacular con el Castilla -que le ha llevado de su puesto de cambio revulsivo de otros años a ser un fijo en el once titular- se le une el debut con la selección absoluta rusa en amistoso y su debut oficial la semana pasada en Copa de Rey –lo que le convierte en el primer jugador ruso de la historia del Real Madrid, tras haber sido el descarte en Champions la semana anterior-. Amable, simpático y siempre con una sonrisa para sus seguidores, Denis es de esos jugadores que acaban siendo favoritos de la afición por su forma de ser, pero últimamente también está dando que hablar dentro del campo.

La espera da sus frutos

Que Denis proviene de una familia de futbolistas es ya harto conocido. Tras empezar su andadura en las categorías inferiores del Sporting -club dónde jugó su padre Dimitri como delantero cinco temporadas- y un breve paso por el Burgos Promesas, Denis fichó por el Alevín A en la temporada 2002/2003. Desde entonces ha ido escalando paso a paso todos los escalafones de La Fábrica hasta recalar en el Castilla en la temporada 2010/2011, donde ha ido ganando peso según ha avanzado el tiempo hasta convertirse en titular indiscutible en la presente campaña.

En su primera temporada en 2º B, su carácter explosivo y su rapidez por la banda le convirtieron en un suplente de lujo, en un revulsivo que daba velocidad a partidos atorados entrando desde el banquillo. Pero sus problemas para mantener este nivel de intensidad durante toda la temporada le impidieron arrebatarle el puesto titular a Juan Carlos -extremo izquierdo indiscutible durante su estancia en el Castilla tanto para Menéndez como para Toril- hasta la marcha de éste.

Ya en la temporada pasada, con la baja de Juan Carlos, Denis tenía más fácil que nunca convertirse en el extremo titular; pero el cambio de esquema de Toril -haciendo caer a Morata a banda para mantener a los dos delanteros sobre el campo- hizo que Denis continuara en su papel de revulsivo, quedándose para sí la banda cuando Morata volvía a su posición natural de delantero y se recuperaba el esquema de un solo punta.  A pesar de estos cambios, Denis siguió aportando mucho desde el banquillo, marcando cuatro de sus ocho goles la pasada temporada al poco de entrar en el campo y revolucionando, en algunos casos, un juego que se había quedado abotargado.

Esta situación habría hecho tirar la toalla a más de un jugador, buscar otro equipo para poder disfrutar de más minutos, quizás incluso en categorías superiores. Denis Cheryshev prefirió quedarse y seguir demostrando con cada entrada al campo que no pensaba darse por vencido, hasta ver los frutos, por fin, esta temporada. Los cambios en la plantilla y esquema del equipo -que ha llevado a Jesé a ser delantero o falso nueve- unidos a los problemas del mediocentro que hacen que el balón se distribuya hacia las bandas, han propiciado que veamos la mejor versión del ruso.

La explosión de juego de Denis, además de su entendimiento con Casado, han hecho de la banda izquierda del Castilla una de las zonas más ofensivas del equipo y al propio jugador, un imprescindible de su banda. Hecho que le ha llevado a la selección absoluta bajo el mando de Capello y a ser llamado por el primer equipo.

Más que un buen asistente

Con un juego basado en los contraataques y la velocidad como son muchas ofensivas del Castilla,  las bandas juegan un papel primordial y en él, las cabalgadas de Denis pegado a la línea de cal se han hecho claves en muchas de las ocasiones de peligro del Castilla.

¿Sus armas? Su velocidad endemoniada y su facilidad para regatear rivales en su camino hacia la portería rival. La primera la cimenta en una gran potencia física que le permite tener una buena arrancada y ganar velocidad muy rápido que es capaz de mantener en el tiempo aún en carrera larga. Además maneja bien los cambios de ritmo lo que le permite dejar su marca atrás con facilidad. Sus regates son la segunda de sus armas: atrevido a la hora de encarar a su marcador es capaz de decidir con rapidez si cambiar el ritmo o arrancar en velocidad o si aguantar y proteger el balón a la espera de encontrar el hueco para zafarse.


Estas cualidades requieren de un buen fondo físico que aguante todo el desgaste que exige su puesto. Éste es uno de los campos en que se ha encontrado uno de sus puntos débiles, sus problemas para aguantar el ritmo, lo que unido a una cierta tendencia a las lesiones musculares, le impedía salir de su rol como de revulsivo y que ha ido mejorando con el paso de las temporadas.

Pero la velocidad y regate no son las únicas bazas de Cheryshev, ya que además se precia de su buena intuición para combinar labores de asistente -recorriendo la banda hasta encontrar el hueco para dar el pase de gol, lo que le ha convertido en uno de los máximos asistentes del equipo -, con individualidades en busca del gol. En estas últimas suele hacer gala de un buen golpeo de balón en que aúna su habitual disparo desde la frontal con el toque suficiente para desplazarse dentro del área entre los rivales, en su habitual recorrido desplazándose de la banda hacia el dentro para disparar.

En los partidos más trabados en que nada sale, Denis puede llegar a abusar de esta capacidad de conducción, obcecándose una y otra vez en realizar la misma jugada sin pararse y ver las posibilidades que plantee el partido.

Además, Denis ha demostrado que puede realizar labores de mediapunta -doblándose con el extremo y buscando el hueco hacia el centro del área- y su capacidad para lanzar faltas, siendo una buena opción cuando no están ninguno de los especialistas del equipo. Todas estas facetas y responsabilidades -que en otro momento podría haberse temido que se le hicieran grandes-, no han amedrantado a Denis, sino que parecen haberle  ayudado al jugador, dándole el punto de atrevimiento del que carecía en temporadas pasadas y haciéndole tan importante para la pegada del equipo que su ausencia se deja notar.

Retos futuros

El salto a Segunda parece haber venido perfecto a Denis Cheryshev para dar también ese salto particular que le faltaba hacia un jugador más completo, lo que le había impedido ser lo suficientemente regular como para conseguir la titularidad en años anteriores.  El reto -nada fácil, aunque lo parezca- es ahora mantener este ritmo y nivel, con un Castilla que necesita toda la pegada arriba posible para alejarse de los cada vez más cercanos puestos de descenso, y ayudar a remontar sin que esta presión  le resulte contraproducente.

Queda sólo desear que Denis pueda mantener este magnífico empiece de temporada durante todo el año, lo que le permita por su edad -el mes que viene cumplirá 22 años-, dar el salto si no al primer equipo sí a otros de Primera División si así lo desea y mientras tanto a los aficionados del Castilla disfrutar de sus carreras por la banda.

Imagenes: Real Madrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Perfiles y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s