Real Madrid C 1 – 0 RSD Alcalá || Trabajar hasta el final (resumen semanal de la cantera)

Con la victoria de hoy en Valdebebas frente al Alcalá, el Real Madrid C consigue enlazar dos jornadas sumando los tres puntos por primera vez en la temporada, aupándose a mitad de tabla y aumentando distancias con los puestos de descenso. No fue un partido fácil: hubo que armarse de paciencia, tesón y trabajo hasta el final, pero la espera dio sus frutos.

Sin Díaz en el banquillo -cumplía su segundo partido de sanción tras la expulsión frente al Fuenlabrada- pero con Bruno y Ramírez de vuelta en el once inicial, el C saltaba al campo con su esquema tipo: defensa alta, base sólida en el mediocampo con un mediapunta móvil por delante, bandas rápidas y abiertas y un delantero en punta como referencia.

Fue precisamente Raúl De Tomás quien protagonizó la primera acción destacable del encuentro: derribado al borde del área del Alcalá, el árbitro consideró que no había habido penalti y la falta lanzada por Ramírez se marchó fuera por poco.

Tras este comienzo movido, lo que iba a ser la tónica general del partido pronto empezó a asentarse. Los blancos llevaban la batuta del encuentro, manteniendo el balón y marcando los tiempos, pero el Alcalá acumulaba efectivos atrás, presionando la salida de balón de los locales y ahogando los espacios. Así, aunque las ocasiones iban cayendo del lado madridista y los visitantes no conseguían acercarse a la portería de Yáñez con verdadero peligro, el juego se ralentizaba y trababa en el mediocampo.

Al Real Madrid le costó encontrar el espacio para avanzar esos últimos metros, y las conexiones entre el centro del campo y el cuarteto atacante sufrieron bajo la presión rival. Con la opción de entrar por el centro casi imposible, se buscó la ruptura por banda -aprovechando la velocidad de extremos y laterales y la movilidad de Ramírez- y el centro al área, donde De Tomás estuvo tan activo como estrechamente marcado por los centrales del Alcalá.

El Real Madrid C se fue al descanso dominando claramente, pero necesitando ese último empujón que le acercara más al gol. Tras la reanudación, todo estuvo a punto de cambiar.

Nada más empezar la segunda parte, otra jugada clave pudo dar un vuelco al partido: Molero cometió penalti en la primera aproximación del Alcalá, pero el posterior lanzamiento se fue por encima del larguero y se mantuvieron las tablas en el marcador.

Aun así, la intensidad de los blancos había bajado y el Alcalá salió con nuevos bríos, empujando a los locales hacia su campo y tratando de aprovechar su lapsus de concentración para dar un golpe que, viendo lo trabado del partido, podría ser definitivo. El Real Madrid se vio obligado a retroceder metros y defender, buscando de nuevo la posición en el campo para retomar el control perdido.

Con la defensa empujando hacia adelante para juntar líneas y alejar al rival de la portería -tanto Llorente como Molero ofrecieron además otra opción de salida al equipo, subiendo en conducción para lanzar el ataque-, los locales empezaron a desperezarse poco a poco, buscando los balones largos y la contra para sacudirse la presión del Alcalá. Así llegó en el 56′ el tanto de Aguza, que recibió un pase en profundidad de Ramírez y se deshizo de los centrales para batir al portero rival. Tras tantos minutos de madurar el partido, los blancos por fin consiguieron abrir el marcador.

A partir de entonces, el Alcalá se fue diluyendo: continuaron teniendo ocasiones y parecieron llevar más peligro que en la primera parte, pero siguieron sin lograr imponer una partitura propia al partido y no aprovecharon sus oportunidades. Por su parte, el Real Madrid retomó el control del partido, aunque no llegó a imponerse con la misma soltura que al principio.

En los minutos finales vimos un último arreón de los locales que, espoleados por los cambios -Burgui por Ramírez en el 68′, Sobrino por Belima en el 80′, Marc por Bruno en el 86′ tras su salida por lesión-, consiguieron abrir el campo por fin y enlazar un par de buenas jugadas. Asociándose en banda y buscando el juego rápido y la movilidad, pudo llegar el segundo del Real Madrid pero, finalmente, el marcador no volvió a moverse.

En conclusión, victoria muy trabajada del segundo filial, que a pesar de las dificultades no bajó los brazos y supo esperar el momento en que una de esas ocasiones a favor se convirtiera por fin en gol. Suma y sigue.

La jornada también ha sido bastante buena para el resto de equipos de La Fábrica. Los Juveniles A y B firmaron cómodas victorias –0-3 ante el Rayo y 5-0 ante el San Sebatián de los Reyes, respectivamente. El conjunto de Ramis, además, continúa invicto y líder de su grupo de División de Honor-, mientras que el C sumó un empate contra el Alcorcón.

Destacar también las amplias goleadas del Cadete B -9-1 frente al Concepción- y del Benjamín A -20-0 y mantienen pleno de victorias-. Por otra parte, los Infantiles A y B no pudieron mantener su racha de victorias: ambos cayeron este fin de semana, el A en el derbi ante el Atlético de Madrid.

Imágenes: Realmadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid C y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s