Real Madrid C 1 – 1 Fuenlabrada || Tira y afloja

El Real Madrid C continúa una jornada más sin escapar de la mala racha que arrastra en los últimos tiempos, dejándose esta vez dos puntos en casa ante el Fuenlabrada, que fue su gran rival en Tercera la temporada pasada. Pero lo verdaderamente preocupante es que, a estas alturas de campaña, podemos decir que el equipo sigue sin llegar a carburar.

Se preveía un partido complicado ante un equipo que, pese a tratarse de otro recién ascendido, se mantiene en la zona alta de la tabla, y desde el principio fue así. Con el juego trabado en el centro del campo en un tira y afloja que no reportaba grandes beneficios a ninguno y ralentizaba el ritmo del encuentro, pocas jugadas llegaban a finalizarse.

Aunque la primera media hora estuvo muy igualada, según pasaban los minutos el C fue ganando metros, como es su costumbre. El trabajo de presión arriba ensuciaba la salida de balón del Fuenlabrada y empujó poco a poco al rival hacia su campo, lo que dejaba a los nuestro con más espacio para moverse. Joel y Aguza estuvieron especialmente activos -aprovechando los huecos por la derecha para imponerse por velocidad y llegar con ventaja al área contraria-, y la presencia de Ramírez y su movimiento constante en la mediapunta abrió puertas al equipo. Por su parte, tanto la defensa como Yáñez -fantástico los 90 minutos, valiente y seguro en todas sus salidas- se encargaron de neutralizar las esporádicas ocasiones del rival.

A pesar de que la balanza se fuera inclinando lentamente hacia el otro lado, el Fuenlabrada no tiró en ningún momento la toalla. Cedieron metros en el centro del campo pero no abandonaron la lucha, apoyados en su juego más físico y buscando provocar imprecisiones en los blancos para recuperar el balón.

Fue precisamente una consecuencia de este juego más físico lo que acabó dando la ventaja al C. Al filo del descanso, tras una falta sobre Raúl De Tomás donde el árbitro señaló ventaja, los nuestros consiguieron progresar rápidamente en la jugada y buscar la apertura hacia la derecha, donde Aguza apareció desmarcado para enviar el balón al fondo de la red.

El partido parecía ponerse de cara, pero las tornas cambiaron con la reanudación.

Conscientes de que iban por detrás y de que se necesitaba un cambio de tendencia para darle la vuelta al marcador, el Fuenlabrada empezó la segunda parte con ánimos renovados. Apretando desde el principio, recuperaron esa efímera ventaja que el Real Madrid había conseguido a base de una presión alta que no se mantuvo tras el descanso y llevaron la batalla de vuelta a su terreno, marcando los tiempos.

Con el juego completamente trabado de nuevo por el centro y sin fluidez alguna, los blancos optaron por buscar la contra y los balones bombeados arriba. Los hombres de ataque se movieron bien y continuaron persiguiendo el gol, pero muchas veces se encontraron demasiado aislados y faltos de apoyos para progresar más allá del primer control y conducción.

Díaz reaccionó con un reajuste del sistema: Sobrino entró por Ramírez en el 63′, colocándose en la derecha mientras Aguza pasó a ocupar la mediapunta. Esto pareció ayudar al equipo, que durante unos minutos amenazó con sacudirse la presión del Fuenlabrada como en la primera mitad, pero no llegó a cuajar. Falló el empuje y presión alta del bloque, por lo que el rival resistió el cambio y obligó a los blancos a seguir tirando del juego en largo. De Tomás estuvo atento a la hora de cazar balones y tuvo alguna ocasión clara, pero finalmente el balón no quiso entrar.

Así estaban las cosas cuando, tras un choque con un jugador rival, Kamal tuvo que ser sustituido por Burgui en el 75′. No sabemos a ciencia cierta si fue un cambio realmente forzado por la circunstancia o si estaba previsto -éste último ya estaba preparado para entrar cuando su compañero sufrió el percance-, pero trajo consigo un cambio de sistema -y mentalidad- que acabó condenando al equipo.

Formando un 4-4-2 con De Tomás y Burgui en punta, esta variación más conservadora debería haber ayudado a proteger un resultado corto que llevaba toda la segunda mitad peligrando. Lo que ocurrió fue que tan sólo unos minutos después, en el 79′, Rubén Ramos aprovechó una falta lateral para poner las tablas en el marcador, y la situación cambió por completo. Sin tiempo para reaccionar ni los medios para venirse arriba, el Real Madrid perdió la cohesión y terminó por precipitarse hacia delante, sin organización ni verdadero peligro. Por su parte, el Fuenlabrada pareció conformarse con el empate y ya en los minutos finales acabó llevando su juego más allá, abusando de las faltas ante la permisividad del árbitro.

Otra jornada y otros dos puntos muy necesarios que se escapan, pero lo peor sigue siendo la sensación que deja el equipo. Si el año pasado disfrutamos de una máquina bien engrasada, de un conjunto que no bajaba los brazos y se trabajaba los partidos hasta el final, esta campaña el Real Madrid C parece haber perdido ese espíritu de lucha. Y no es que falte calidad o la plantilla no pueda con la categoría: las piezas están ahí, los minutos de lucidez están ahí; pero falta esa mentalidad de grupo y empuje que los vuelva a llevar en volandas cuando las cosas se tuercen.

Nunca es fácil señalar culpables, pero esta vez todo apunta a que el entrenador no está siendo capaz de aprovechar al máximo los recursos de su plantilla. Cierto es que Díaz nunca ha sido un entrenador dado a correr grandes riesgos, pero otras veces sí que le hemos visto tomar una decisión complicada, poner toda la pólvora en el campo y echar el equipo hacia arriba. Por desgracia, esa faceta parece haber desaparecido y últimamente nos deja con un director de orquesta conformista, con demasiada tendencia a apocarse y dejarse llevar por el ritmo del rival en vez de buscar que los suyos se impongan.

Sea como fuere, la situación pide a gritos un cambio. Y si los resultados siguen sin acompañar, debería ser pronto.

Imagen: Realmadrid.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid C y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s