Huesca 2 – 2 Real Madrid Castilla || Sigue nadando

Primer empate de la temporada en un terreno de juego propicio para las lesiones -el inexistente drenaje del campo del Huesca, en el que se podían apreciar charcos que iban desde ‘considerable’ hasta ‘navegable’-, donde un partido ya de por sí deslucido por las condiciones ambientales se vio aún más deslucido por un árbitro nefasto cuyos errores fueron desde permitir que se jugase el partido en semejantes condiciones hasta un rasero en faltas y entradas, como poco, injusto.

Tras toda la polémica formada a lo largo de la semana -y por todos bien conocida-, llegaba el momento para el Castilla para hacer eso que lleva haciendo desde hace mucho tiempo sin la atención mediática: jugar y luchar para mantenerse en Segunda. Para ello, llegaba a Huesca sin Nacho ni Álex (convocados con el primer equipo) ni Jesé (sancionado dos partidos), aunque a cambio contaba con Morata y Jesús. Estos dos jugadores oficiosos del primer equipo resultarían, a la postre, vitales para un empate en el que en el XI titular sorprenderían Mateos (en lugar de Iván) y Omar para sustituir a Álex (en lugar del recientemente archiconocido José Rodriguez).

Poco se puede comentar de lo deportivo, y sí mucho del insufrible espectáculo vivido durante los primeros 45 minutos, en los que el impracticable terreno de juego ocasionaba más caidas, resbalones, faltas más medidas y zambullidas que verdaderas ocasiones para ninguno de los dos equipos. El primer gol llegaría en el minuto 2, tras un disparo de Morata detenido por el portero del Huesca y cuyo rechace acabaría detenido abruptamente en un charco al que no llegaría a despejar el defensa, pero sí a rematar Juanfran, que no perdonó.

El partido se ponía ligeramente de cara para el Castilla, que a pesar de las condiciones lograba hacerse con el dominio del juego y contar con varias ocasiones, hasta la expulsión injusta de Casado por roja directa en torno al minuto 30 tras una entrada mal medida debido a las condiciones del campo -entrada idéntica, por otra parte, a la que sufriría Cheryshev sólo unos minutos antes, en cuyo caso acabaría con amarilla para el jugador del Huesca-.

Con uno menos y dificultades para controlar minimamente el balón, el Castilla saldría del descanso como se fue: con cada vez más dificultades para retener el balón y auténticos problemas en la defensa, donde Jesús aparecería en numerosas ocasiones para salvar las cada vez más ocasiones de un Huesca que se vino arriba en busca del empate. El gol llegaría a los 4 minutos de la segunda parte, con un imparable remate de cabeza de Diogo.

Con el Huesca en superioridad numérica y envalentonados por el empate, Toril decidió que era prioridad asentar al Castilla en el partido, con dos cambios de tinte defensivo (Iván por Juanfran -que tras la expulsión de Casado había bajado al lateral- y José Rodríguez por Borja), que sí ayudarían a aportar al Castilla cierta tranquilidad a la hora de defender el resultado. En esta mitad del partido aparecerían tres piezas vitales a la hora de, ya que parecía complicado ganar, al menos no perder el partido: Mosquera aportando pausa en el centro del campo -ayudado por un muy maduro Omar, y posteriormente por un José Rodriguez que sigue en estado de gracia-, y Morata y Cheryshev cargándose el equipo a las espaldas, sin perder la esperanza y retomando el impulso atacante hasta volver a retomar el control del partido.

Sería precisamente de las botas de Cheryshev de donde llegaría el segundo gol, un auténtico trallazo imparable de Denis desde fuera del área tras un saque de banda que metería el miedo en el cuerpo al Huesca. Nuevamente se volcaría hacia arriba, contenido a duras penas por Jesús -su mejor partido en lo que va de temporada- hasta que en un golpe de mala suerte Iván marcaría en propia puerta el que sería el definitivo empate a 2.

Los últimos 15 minutos tocaría resistir frente a los embates de un Huesca que buscó desesperado la victoria frente a un Castilla que pese al gol mantuvo la calma y la sangre fría, protegiendo el resultado  y atreviéndose a subir de la mano de un Morata trabajador que aguantó todo tipo de faltas y tropelías varias con admirable paciencia.

Un punto de oro -y lo que es más importante, ningún lesionado- en un terreno impracticable en el que factores externos a los deportivos se conjuraron contra un Castilla que fue capaz de mantener la calma, el oficio y la cabeza para continuar compitiendo en todo momento y romper la racha de derrotas.

El mejor: Denis Cheryshev. Cerró con un golazo una actuación global magnífica en la que tiró de un equipo mermado.

El peor: Iván González. No fue titular, su actuación fue muy irregular y el gol en propia puerta -el segundo en su cuenta particular- empañó la actuación de un Castilla que estaba logrando resistir.

Imágenes: Diario del Alto Aragón, AS.com.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s