Jorge Casado: el dueño del carril izquierdo

En medio de la montaña rusa de victorias y derrotas que ha supuesto el arranque del Castilla de Toril en su primera temporada en Segunda División, una figura destaca por encima del resto. Si antes utilizábamos la coletilla de “se habla poco de Jorge Casado” -que podía llegar a pasar un poco desapercibido con la explosión de Carvajal en la otra banda-, ahora su nombre está en boca de todos tras alzarse como el jugador más regular y en forma de la plantilla. Seguro en defensa y hábil en ataque, es uno de esos futbolistas capaz de mantener un alto nivel de actuación y concentración a lo largo de toda una campaña. Uno de los que siempre están.

De Vallecas a Valdebebas

Perteneciente a la generación del 89, Casado realizó la mayor parte de su formación futbolística en la cantera del Rayo Vallecano, donde ingresó en el año 2000. Ya en el primer filial del club de la franja roja, logró el ascenso a Segunda B en la campaña 2009/2010, tras una gran temporada a las órdenes de José Ramón Sandoval. Llegó entonces el momento de la gran decisión: el club vallecano le ofrecía la opción de continuar con ellos, pero la oportunidad de fichar por el Real Madrid estaba ahí y el defensa acabó por elegir un cambio de aires.

Así, Jorge se unió a la disciplina madridista a comienzos de la temporada 2010/2011, con vistas a formar parte de la plantilla del Real Madrid C. La suerte quiso que no llegara a debutar con el que iba a ser su equipo: la salida de Marcos Alonso dejaba al Castilla muy mermado en esa posición, y en el club se fijaron en el nuevo lateral izquierdo como opción para cubrir esa baja. Pero si bien se hizo con una rápida titularidad en los primeros partidos de la temporada, acabó siendo una víctima más de los malos resultados y problemas internos que lastraron al equipo durante la última etapa de Menéndez.

No fue hasta la llegada de Toril que recuperó la titularidad y la confianza del entrenador, asentándose en su puesto a la vez que el equipo mejoraba y salía de la larga racha negativa. A partir de entonces empezamos a descubrir todo lo que Casado podía aportar al Castilla: un seguro y un recurso para la banda izquierda de un joven equipo pleno de talento en alza.

El buen rendimiento demostrado en estas dos campañas le ha llevado a realizar la pretemporada con el primer equipo, y su debut oficial con el primer equipo del Real Madrid llegó ante la Ponferradina en Copa Del Rey.

Sobriedad en la banda

Eficaz en todas las facetas de su juego, moderado e inteligente a la hora de tomar decisiones, Casado es un lateral quizá menos espectacular que otros, pero que siempre cumple y realiza una función vital dentro del esquema del equipo.

En el ámbito físico nos encontramos con un jugador no demasiado corpulento, pero de gran arrancada en carrera, potencia de salto y resistencia –tanto a la hora de mantener el ritmo todo el partido como a lo largo de la temporada, sobrellevando eventuales molestias para mantener el rendimiento a pesar de los muchos minutos acumulados en las piernas-. Aguanta bien y no se esconde el cuerpo a cuerpo, aunque no lo busca activamente; prefiere proteger el balón con espacio y esquivar a su marca, para luego retomar el ataque o anular el peligro.

Estamos también ante un defensa expeditivo y contundente, aunque bastante limpio. Suele medir bien a la hora de presionar en la recuperación y no duda en tirarse abajo para rebañar el balón a un contrario en carrera. Aparte de la velocidad y arrancada propias de un lateral de largo recorrido, Casado cuenta con un buen centro y saque de banda, alzando la mirada en pos del compañero y la mejor forma de concluir o hacer progresar la jugada. Tiende a evitar filigranas innecesarias, buscando dentro de la sencillez el camino más rápido hacia su objetivo, pero no está exento de técnica: conduce con seguridad, esconde el balón, aguanta la posesión y regatea hasta dar con la mejor posición a la hora de soltar el esférico o centrar al área.

Mentalmente aparece sólido, mesurado, capaz de sobrellevar tensión y responsabilidad durante largos periodos de tiempo. A pesar de la actual tendencia a ensalzar la explosividad en ataque del lateral, Casado opta por priorizar la defensa, asegurándose de que la portería y su espalda quedan bien cubiertas antes de lanzarse arriba y abandonar su puesto y función primordial en la línea de zagueros. Su habilidad para leer el partido y cada jugada le permite tomar la medida del momento y escoger inteligentemente cuándo debe mantener la posición atrás y cuándo puede prodigarse en ataque, doblando a su extremo o conduciendo en busca del centro o la diagonal.

Un hombre de recursos

Aparte de cumplir con creces las funciones básicas que podríamos esperar de un lateral, Casado destaca también por otros medios, convirtiéndose así en una importante baza para el entrenador y ampliando el abanico de recursos de la plantilla.

Su buen juego aéreo le lleva a ser una pieza clave en las jugadas de estrategia a balón parado, tanto en ataque como en defensa –problemas endémicos del equipo aparte-. Aúna potencia de salto con colocación, anticipación y buena medida de los tiempos. Gran rematador en el área contraria, no se achanta ante la adversidad y más de una vez ha salvado a los suyos en los minutos finales de un partido. Jorge es también un buen lanzador de faltas, aunque se trata de una faceta en la que se prodiga menos debido al número de especialistas con que cuenta la plantilla. Cómodo desde media distancia, tiende a buscar más la potencia que la colocación, si bien le hemos visto usar ambas con buenos resultados.

Entre lo anterior y que no se esconde en la llegada desde atrás para buscar portería si se da la oportunidad, tenemos un lateral con relativa faceta goleadora: a día de hoy, ya suma 7 tantos con el Castilla. Por otra parte, sería lógico que estos números bajaran esta temporada: si antes era un fijo a la hora de subir a rematar balones parados a favor, ahora no es raro verle formando junto a Nacho en la línea divisoria para evitar contras. Asegurarse de que la retaguardia está bien protegida es tarea de defensas rápidos, y Toril parece dispuesto a sacrificar en ocasiones el potencial aéreo de Casado para no arriesgar.

Por último, otro as en la manga del madrileño podría ser su posible adaptación a jugar en el centro de la zaga. No sería la primera vez que le vemos formando ahí: no es que sea una ocurrencia habitual, pero ya ejerció de central ante el Getafe B en pretemporada. Queda como un recurso más en la recámara o como opción para momentos de necesidad.

Talento para rato

Este año supone la tercera temporada de Casado en el Castilla, la primera en Segunda División: todo un reto para un jugador joven pero maduro que encara la recta final de su formación y busca el salto al máximo nivel. Por el momento, se ha ganado el sobresaliente a base de regularidad y actuaciones estelares, a pesar de los altibajos que sufre el equipo.

Aunque el rendimiento ofrecido en estos años bien merecería una oportunidad arriba, la opción del primer equipo se antoja complicada. La plaga de lesiones en su puesto que lastra al Real Madrid podría significar el momento idóneo –y últimamente se ha hablado largo y tendido del tema-, pero Mourinho no parece dispuesto a mirar mucho más allá de lo que tiene. Essien apunta a todoterreno inamovible, y la decisión anterior de tener a Nacho a caballo entre filial y primer equipo se supone que cubriría el resto de incidencias.

Es por eso que, si mantiene –o mejora- este nivel y sigue demostrando su talento, no sería raro que tengamos que despedirnos del magnífico lateral izquierdo del Castilla antes o después. A pesar de que este verano renovó su contrato con el Real Madrid hasta 2016 y no ha dado muestras de querer abandonar la casa madridista, está cada vez más preparado para intentar el salto. Y ya sabemos que si no hay salida por arriba, tocará ir a probar suerte fuera de Valdebebas.

Tome la decisión que tome –continuar trabajando en el filial o buscar nuevos retos-, los que llevamos unos años viéndole jugar esperamos tenerle pronto en los campos de Primera. Y es que en Jorge Casado hay lateral de garantías, con proyección y cuerda para rato.

Imágenes: Realmadrid.com, Google images

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Perfiles y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s