Córdoba 1-0 Real Madrid Castilla. Resistencia numantina

El partido en el Nuevo Árcangel se presentaba, en el papel, complicado. A las bajas de Fabinho y Mateos, había que incluir la convocatoria de Morata -único delantero centro del equipo-, Jesús y Nacho con el primer equipo. Suplencias cubiertas con la vuelta de Juanfran al lateral y Mejías a la portería y el debut de Derik Osede y Quini, convirtiendo otra vez a Jesé en la punta de ataque. El Córdoba, uno de los equipos que el año pasado estuvo en las posiciones de ascenso, y que este año, más irregular, ha conseguido hacer de su campo un fortín sólo dejando escapar tres puntos de los allí jugados.

Con todos estos datos, no sorprende que el partido se pusiera de cara rápidamente para los locales, intentando el gol sin descanso. El Castilla, arrinconado en su campo, no hizo más que intentar defenderse, y achicar huecos, aprovechando la velocidad de Denis y Jesé como intento de marcar goles a la contra. De ellos vinieron las dos ocasiones más claras que tuvo el Castilla en esta parte: una jugada en el 54′ de Jesé que se fue alta y otra de Denis tras regatearse tres rivales. Aparte de estas ocasiones puntuales, el Castilla se limitó adefenderse con uñas y dientes de un Córdoba que tuvo más oportunidades que los nuestros y que no pudieron materializar gracias a una mezcla de mala suerte y un rápido Tomás Mejias que fue providencial durante todo el partido.


Por su parte, el Castilla se encontró en muchas ocasiones desbordado, tanto en la defensa, donde los centrales no habían jugado nunca juntos y se notaron momentos de falta de entendimiento, como en un centro del campo desaparecido por el que no podía pasar el juego. Este cumulo de problemas llevo al Castilla a acabar encerrado en su mitad del campo, e hizo que Álex fuera bajando hasta acabar encajado en la defensa como una especie de tercer central y abandonándose cualquier posibilidad de intentar pasar el juego por el centro del campo. El alcalaíno, muy volcado hoy en labores defensivas, y un buen debut de Derik para suplir la falta de Nacho, fueron claves en mantener la seguridad de la defensa en algunas ocasiones complicadas acompañados de Juanfran, un Iván, mejor de lo visto el lunes ante Las Palmas y un Casado en el altísimo nivel al que nos tiene ya acostumbrados.

La segunda parte fue una continuación de la primera, con el Córdoba decidido a no dejar escapar los tres puntos, atacando sin descanso el área castillista y haciendo a Mejías emplearse a fondo, y el resto del equipo encerrado en defender y aprovechando los contraataques. La ocasión más clara de los nuestros sería en el 80’ en una jugada entre Borja García y Casado en la que el lateral remató a la izquierda de la portería cordobesa. Borja precisamente tendría que ser sustituido cuatro minutos más tarde tras un encontronazo con un rival y esperemos que no sea más que una contusión. Álex tuvo después también una ocasión que no llegó, y poco más pudo hacer el Castilla bajo el ataque del Córdoba,  que siguió resistiendo con uñas o dientes hasta tal punto que, cuando ya cantábamos el final y celebrábamos el empate, la aparición del gol -cómo no a balón parado- en el añadido, resulto un jarro de agua fría. Aún así derrota quizás merecida, pero que nos ha mostrado cosas importantes.

En resumen, este es el típico partido que nos recuerda que, queramos o no, estemos acostumbrados o no, el Castilla es un equipo que lucha por la permanencia, y eso, en ocasiones cuando se ve que no puede dominar el partido, implica encerrarse y resistir cual Numancia en su área evitando el mayor número de ataques rivales posibles. Y eso a veces, como en la propia Numancia, puede significar la derrota en el ultimo momento. No todo pueden ser goles y jugadas bonitas, sino trabajo duro y farragoso y, aunque hoy no haya funcionado, esta mentalidad de resistir, y buscar al menos no perder cuando no puedes ganar, parece haber calado entre los de Toril, lo cual puede ayudarnos a evitar pérdida de puntos tontos como ocurrió en partidos anteriores.

El Mejor: Mejias, en muy buena forma y demostrando sus reflejos prodigiosos, que mantuvieron la portería a cero durante gran parte del partido, ha exigido – y quizás ganado- con el partido de hoy la titularidad.

El Peor: Mosquera. El centrocampista lleva muchos partidos desaparecido y no parece conseguir encontrar su nivel de la temporada pasada, lo que hace que el centro del campo desaparezca por completo.

Imágenes: el diario de Córdoba

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s