El enemigo en casa

Esto ya no va de si se anima o no se anima en el campo.

Obviamente, a cualquier aficionado le gustaría un estadio lleno, apoyando al equipo a sol y a sombra, cantando y animando sin parar con independencia del resultado, el horario o el rival. Pero dejemos de un lado las utopías y parémonos a pensar en la actual afición del Real Madrid.

Hablaré de la afición que acude regularmente al Estadio Alfredo Di Stefano y, en general, a los partidos de los filiales en Valdebebas, ya que es para mí un entorno más habitual que el Santiago Bernabéu. ¿Cuál es el clima de la afición de Valdebebas? Con muy concretas excepciones, lamentable.

El problema de los aficionados a la cantera del Real Madrid es el problema de las canteras de España: muy pocos la conocen y sólo se utiliza como arma arrojadiza en función de lo bien o lo mal que vaya. Pero no hablamos de los típicos aficionados de Marca y Deportes Cuatro que repiten cuidadosamente las consignas publicadas en los medios. Hablamos de habituales a partidos del Real Madrid Castilla y Real Madrid C, gente que pocos fines de semana faltan a la cita de los partidos de los filiales y que, en muchos casos, conocen a los chavales de anteriores etapas y prácticamente les han visto crecer.

¿Qué lleva a este tipo de “aficionados” a insultar a su propio equipo al primer gol en contra?

Todos conocemos la situación, pero no por conocida deja de ser desagradable. El propio Castilla de esta temporada, recién ascendido a Segunda, es el mejor ejemplo: un equipo muy joven, desmantelado un año más de sus estrellas, nuevo en una categoría durísima.

Y basta un gol en contra, una pérdida de balón, un paso en falso para que estos habituales de Valdebebas se alcen y llamen inútiles y vagos desde el entrenador hasta el utillero. Jamás animan, por supuesto. Cuando el partido se gana con holgura, el equipo realiza un buen juego o el entrenador acierta con los cambios, nuestro espécimen se limita a permanecer sentado en su sitio, muy tranquilo, sin abrir la boca. Pero, ¡ay cuando fallan!

El Real Madrid (y aquí ya englobo a todos sus equipos) debe ser el único club que siempre juega fuera de casa. Raros son los aficionados que animan, menos aun los que no se dejan llevar por el derrotismo y las criticas, y continúan apoyando a sus jugadores y su entrenador a sol y a sombra.

El auténtico problema de la afición del Real Madrid no es el que sea una afición más o menos silenciosa (porque siempre ha sido difícil ganarse el aplauso del Bernabéu). El problema es que son un bloqueo, un impedimento a su propio equipo. Porque es muy triste ver cómo aficionados del equipo rival observan completamente alucinados como un señor con la camiseta del Real Madrid y la bufanda al cuello insulta a sus propios jugadores e increpa al entrenador, situación que una servidora ha vivido en más de una ocasión, y que en este año de Segunda en el que la vida no es sólo vino y rosas para el filial madridista, seguramente vaya a peor.

A día de hoy, tenemos al enemigo en casa. Nuestros propios aficionados tienen, en ocasiones, un efecto más corrosivo y desmoralizante que el más ultra de la afición rival. Y esos aficionados –curiosamente, con tendencia a ser socios-, después de masacrar a su equipo y avergonzar al resto de aficionados, proceden –por supuesto, no más tarde del minuto 70- a recoger sus bártulos y largarse sin ningún tipo de vergüenza o culpabilidad. Y así, cada fin de semana.

Urge acabar con esta gente. Prefiero un estadio en silencio que un estadio aliado con la afición rival. Urge que el aficionado comprenda que, más allá de la crítica –CONSTRUCTIVA- que se le pueda realizar a posteriori, en el campo la misión es apoyar y ayudar a tu equipo.  Urge que asimile de una buena vez que si su única misión al acudir al campo de fútbol es pagar su frustración con los jugadores del propio equipo, quizá sea mejor que se quede en casa y le grite a la tele cuánto le apetezca.

Y urge, sobre todo y más que nada, que si la afición no va a ser capaz de llevar en volandas al equipo y va a permanecer con ellos, en la salud y en la enfermedad, contra el casi descendido y contra el campeón de Champions, al menos tenga el buen criterio de oír, ver, callar y no hundir a su equipo en el barro.

Urge un cambio de actitud. Y este no se producirá hasta que este tipo de aficionado pernicioso sea minoría.

Y para eso –viendo las generaciones que vienen detrás de esos “piperos” de manual, que sueltan con gozo el palo y el insulto, siempre y cuando no se esté hablando de su favorito-, aún falta mucho tiempo. Demasiado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El enemigo en casa

  1. Hola, espero que estén bien, los leo desde Venezuela, y he sido madridista toda mi vida, no podía creer en situaciones como esta hasta que vi un partido en vivo en el Santiago Bernabéu hace 2 años…

    Por ahora, me limitaré a hablar sobre algo que conozco de manera más tangible: los partidos del equipo de mi ciudad, Mineros de Guayana. Teníamos un caso similar, gente que va a “apoyar” al equipo pero que termina insultándolo, casi aliado al rival…pero esto ha podido ir cambiando con modificaciones a las campañas publicitarias del equipo, y el trabajo de las diferentes barras organizadas: ahora el lema es “no me apoyes porque estoy ganando, apóyame para ganar” y de verdad ha dado frutos bastante buenos, pues ahora el club promedia 15 – 20 mil personas por partido, y en partidos importantes llena las 40 mil plazas del estadio, y poco a poco todos empiezan a fundirse en los cantos de las barras, algo bastante complicado en el fútbol de mi país, la integración del común denominador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s