El Madrid del año 3 dM (después de Mou)

por LeBusinessCat

Twitter: @LeBusinessCat

¿Era posible mejorar el Madrid de la temporada 2011/2012? Parece que Mourinho opina que sí (y más nos vale, o no ganaremos LA DÉCIMA nunca). Con ese objetivo se ha centrado este verano en reforzarse poco, pero donde hace falta. Estaba claro que el equipo no requería una completa remodelación, sino más bien una última pieza clave y dejar que los miembros de la plantilla, la mayoría de los cuales no ha llegado a su madurez, sigan desarrollando su química y habilidades.

 

Ha llegado Modric, el esperado, y Essien, a última hora y por culpa de la espantada de Lass. A cambio se han marchado el susodicho Diarra, Sahin, Altintop y, sorpresivamente, el pirata Granero, buscando tiempo de juego y sentirse importante. Sin más dilación, pasamos a analizar el plantel línea a línea y jugador a jugador. ¿Ha llegado la hora de la culminación del proyecto Mourinho o nos hace falta algo más?

 

Porteros

1. Iker Casillas: ¿Qué vamos a decir ya del capitán que no se sepa ya? El eterno 1 merengue sigue con sus milagros producto de sus reflejos y dominio del uno contra uno, y con su inseguridad en todo balón aéreo que sobrevuele el área que defiende. Por supuesto los pros superan los contras cuando hablamos del mejor portero del mundo, pero muchos se preguntan si no podría haber mejorado con el tiempo ese problema endémico tanto del jugador como del equipo. En cualquier caso, Casillas defenderá la portería del Madrid por decimocuarto año consecutivo y aún tiene cuerda para rato.

13. Antonio Adán: el siguiente de la saga de porteros de La Fábrica ensombrecidos por Casillas es Adán. A pesar de haber sido uno de los porteros más completos que han pasado por el Castilla en los últimos años, pocos madridistas conocen a fondo al 13. Parecía que se marchaba al Deportivo de la Coruña este verano, pero Mourinho le convenció para que se quedara un año más. Obviamente no es un guardameta TOP, pero su sobriedad y fundamentos sólidos le permiten ser un recambio para los partidos menos trascendentales de garantías.

Tercer portero: si bien todo apuntaba a que este hueco lo iba a cubrir todo el año Jesús, la aparición de Pacheco en la convocatoria contra el Granada por la bajada del primero al Castilla hace pensar en que se repetirá la situación del año anterior: como es un puesto testimonial, se lo irán rotando los guardametas castillistas. Jesús tendrá preferencia, eso sí, pero en todo caso significará ver los partidos del primer equipo desde la grada.

 

Defensa

 

2. Raphaël Varane: no hay duda de que el joven francés causó una gran impresión en el madridismo en su primera temporada, pero no se puede vivir sólo de apuntar alto. El proceso de aprendizaje del defensa sigue (con los mejores maestros posibles, todo sea dicho) pero como jugador del primer equipo del Real Madrid, también hay que cumplir. Este año se le pedirá que supla ocasionalmente a Pepe o Ramos en partidos irrelevantes o que entre en escena en fechas de Liga para darles descanso. Su afinidad por no cometer faltas y sacar el balón jugado serán algún día de gran importancia para el Madrid.

3. Pepe: ¿Sabéis decir “mejor central del mundo”? Pepe sí. Si no fuera por su compañero de faenas de Camas, no habría discusión al respecto. El portugués resulta excelso en todas las parcelas defensivas, ya sea al corte, en la cobertura, por arriba o sacando la pelota jugada (si bien a veces abusa del pelotazo en largo). Son de sobra conocidos sus cruces de cables, pero de lo que no hay dudas es que se deja la piel por esta camiseta. Está en su plenitud futbolística, como demostró en la vuelta de la Supercopa.

4. Sergio Ramos: parece que haga una eternidad que está en el Madrid, pero sólo tiene 26 años, es decir, ni siquiera ha llegado a su madurez total como futbolista. Aún así, y como demostró en un último año coronado con una Eurocopa excelente, es imprescindible de central y una auténtica garantía de garra, carisma y trabajo para los merengues. Nadie entra al corte como él (aunque a veces le cause faltas y tarjetas tontas, cada vez menos), ni tampoco sobrevuela las áreas con su potencia de salto, asegurando siempre unos cinco golitos por temporada. Además, su manejo del balón le permitiría probablemente desempeñar sus funciones en el mediocampo. Un seguro de vida.

5. Fábio Coentrao: después de un primer año con altibajos en su rendimiento (a veces ocasionados por jugar fuera de lugar), a Coentrao le ha llegado la hora de la verdad. Los JJOO le han otorgado la titularidad por fuerza (si no fuera por la sanción al portugués Marcelo jugaría muy poco en septiembre), por lo que debe aprovechar esta oportunidad. Sus credenciales son una mayor seguridad defensiva respecto al brasileño, mayor altura y potencia de salto, una gran zancada que le permite ser de los laterales más potentes del mundo y su buen entendimiento por la izquierda con Cristiano. En contra, que no ha mostrado aún en España todo su repertorio de dribblings y creatividad que se le suponían. Mientras no le sitúen de mediocentro, irá a más.

12. Marcelo Vieira: se acabaron los tiempos de titularidad por decreto para el torbellino de rizos. Coentrao ha demostrado ser una competencia dura hasta el punto de quitarle el puesto en partidos importantes. Un poco al estilo Higuaín-Benzema, son dos hombres y una posición como destino. Los puntos a favor del brasileño son su magia con el balón en los pies y capacidad innata para actuar como un atacante al uso cerca del área rival, amén de su mortal desborde por banda buscando el centro. Sin embargo, sus lapsus e irregularidad defensiva no le permiten adueñarse del lateral izquierdo. Vuelve fuera de forma de los JJOO, pero la sanción a Coentrao le ha obligado a jugar, recuperando así el terreno perdido.

16. Ricardo Carvalho: Ricardo, quién te ha visto y quién te ve. Hace dos años titular indiscutible, ahora es posible que no juegue en todo el año. A pesar de tener diversas ofertas, el central ha rechazado marcharse del Madrid, incluso sabiendo que no tendrá sitio ni minutos. Acaba contrato este año, pero no se descarta que se marche en invierno. El club le dará todas las facilidades.

17. Álvaro Arbeloa: el Espartano deberá serlo más que nunca para resistir él sólo todas las internadas por su banda de los rivales. Nueva temporada, y Arbeloa sigue sin competencia directa. Lass era un parche en el lateral y podemos considerar de igual manera a Essien, siendo ambos incapaces de arrebatarle la titularidad. El trabajo sucio del 17 nunca será suficientemente valorado, así como su capacidad de marcaje y de figurar como tercer central cuando el carrilero izquierdo no baja a tiempo. Es cierto que no es el jugador más rápido del mundo, pero su oficio suple esa carencia con creces.

18. Raúl Albiol: una vez más la prensa dio en el clavo: el “Chori” se quería ir, estaba harto de su suplencia. Durante la Eurocopa renovó por varios años. Ironía aparte, que se quede significa mucho para el Madrid. Representa la opción de tener un tercer central de garantías que no va a protestar por su suplencia, con experiencia y presencia en el vestuario. Sí es cierto que su nivel no se ha asemejado nunca más al de su primera temporada en el equipo, pero Mourinho confía en él para dar descanso a Pepe o Ramos. Destaca tanto por alto como por sus entradas medidas que le hacen ser un defensa bastante limpio. Cuando tenía confianza, además, era un jugador de poquísimos errores al cabo del año.

27. Nacho: la sorpresa saltaba en la rueda de prensa posterior al partido ante el Granada: Nacho, capitán del Castilla, pasaba a ser miembro del primer equipo aunque conservaba su ficha del filial, como Jesús y Morata. Probablemente ha sido su versatilidad la que ha convencido al técnico de Setúbal, ya que puede desempeñar sus funciones en el centro de la defensa o en cualquier lateral (de hecho, Mou siempre lo ha utilizado en banda con el primer equipo). Destaca también por su rapidez y colocación, intachables, y por su pose de veterano a pesar de tener sólo 22 años. En cualquier caso, no esperéis verlo demasiado si no se producen lesiones ya que ahora mismo figura como quinto central y habrá que ver si segundo o tercer lateral derecho.

Centrocampistas

6. Sami Khedira: hablamos del que, junto a Adán, es el gran desconocido del madridismo, con el agravante de que el bueno de Sami suele ser titular. Y todo por culpa de los tópicos: al verlo al lado de Xabi se interpreta que es un mediocentro defensivo, máxime cuando su influencia con balón suele ser reducida. Craso error. El alemán es un pánzer box-to-box capaz de realizar todas esas tareas oscuras que el míster le pida, ya sea un marcaje por todo el campo, cubrir al organizador en la salida del balón o cubrir las espaldas a los laterales que suben. Además destaca por su resistencia (nunca se le ha visto cansado) y potencia en el tiro cuando llega al área, algo mucho más común con Alemania. Eso sí, parece que la llegada de Modric le ha beneficiado a la hora de soltarse en ataque, una tendencia que tocará seguir para ver si se confirma. Quizás algunos no se fijen en él sobre el campo, pero Mourinho no lo cambia por nadie.

8. Kaká: un Balón de oro, un FIFA World Player, una Champions… y con 30 años, tercer mediapunta en el escalafón madridista. Aunque la intención del club era que se marchara, no llegó ninguna oferta del gusto de la directiva, y dado que a Mourinho no le importaba que se quedara, parece que estamos ante la situación de cada año: Kaká está trabajando muy duro para volver a su nivel, está en plenas condiciones físicas, se le ve ágil… pero los madridistas ya no le creen. Aún con sus problemas físicos y de confianza, asegura goles y asistencias en pequeños destellos que recuerdan a aquél trequartista del Milán. Y si Modric baja mucho al mediocentro, quién sabe si podría tener una última oportunidad.

10. Mesut Özil: la magia es espectacular, pero los trucos siempre penden de un hilo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. Así es Özil: un genio que, casi para mantener el misterio alrededor suyo, aparece más a cuentagotas de lo que el madridismo desearía. Es más, si fuera más regular sería material de Balón de Oro. Quizás la mejor prueba de su talento es que al tran tran es imprescindible para este equipo. Tiene dribbling, control de balón, visión de juego, último pase y a balón parado, donde pone el ojo (sin querer hacer el chiste), pone la pelota. En el lado negativo de la balanza, como decíamos, está su irregularidad fruto de su resistencia impropia de un jugador de élite. Pero como se suele decir, también es característica de los genios que sólo aparezcan cuando ellos quieran y no cuando el público lo solicita.

14. Xabi Alonso: el imprescindible. Es decir “hoy no juga Xabi” y que un escalofrío recorra la espalda de todos los madridistas del mundo. Un juego tan dinámico y voraz como el del Madrid también requiere de alguien que dé la pausa, que piense y ponga orden. Y da igual que se tome su tiempo para ello: esos segundos se recuperan cuando da un pase en largo que recorre medio terreno de juego. Está claro que su velocidad no es la del resto del equipo, pero justamente por eso se adapta tan bien a la posición de pivote, de 5. Su única gran pero, aparte del bajón físico del año pasado, es que ya tiene 30 para 31 primaveras, y no hay nadie ni en el Madrid ni en el mercado que se le asemeje. En cualquier caso, hablamos de un titular indiscutible. Y que dure.

15. Michael Essien: bienvenido, hijo de Mou. Él lo trajo al Chelsea y el Madrid vuelve a reunirlos para tapar el hueco (ejem) dejado por Lass. Probablemente, la palabra que mejor lo defina sea soldado: actuará donde se le pida (mediocentro o lateral derecho), no se quejará por el tiempo de juego y su rendimiento será constante. Siempre quedará la duda de sus rodillas, pero, por ejemplo, Van Nistelrooy también las tenía tocadas y triunfó aquí. Essien promete trabajo, implicación y rigor táctica, aunque ya no tenga la velocidad y capacidad de salto de hace 4 años.

19. Luka Modric: o Lukita para los amigos. Ha costado que llegara (“horas”, que dijeron en el Marca) pero ya está aquí la pieza que faltaba en el puzle. Al contrario que Essien, Modric sí que puede acabar de titular o, como mínimo, en la rotación de 16 o 16 hombres que tanto gusta a Mourinho. No hay duda de por qué: su sentido del juego colectivo es extraordinario, con una visión de juego privilegiada y capacidad de esfuerzo insospechada para su aspecto endeble. Al contrario que Özil le gusta bajar al mediocentro para recibir, levantar la cabeza y dar sentido a las ideas del equipo. Además, él mismo ha confirmado que le gusta jugar en la sala de máquinas. Se espera ver mucho trivote con él, Xabi y Khedira, el gran beneficiado de su llegada. Rentará lo que se ha pagado por él.

22. Ángel Di María: a algunos les sonará a herejía, pero podríamos estar hablando de la clave de este Madrid. Detrás de todos los focos que se llevan Cristiano, Casillas, los centrales o los puntas hay un argentino que puede hacer de todo y hacerlo bien. Es el mejor driblador y asistente del equipo, provoca desajustes en las defensas rivales por su tremenda aceleración y encima hay que sumarle su esfuerzo defensivo a la hora de cubrir al lateral. Su zurda no tiene parangón a la hora de dar efecto al balón. Prueba de su importancia es que, cuando él no está, el juego se aturulla y se vuelve predecible. Sin duda, es la diferencia que permite al resto ser mejores.

Delanteros

7. Cristiano Ronaldo: qué vamos a decir de él que no se sepa ya. La velocidad de un extremo, el instinto goleador del mejor de los puntas, la técnica de un mediapunta y quizás el mejor cuerpo para jugar al fútbol de toda la historia. Y allí donde no llega su capacidad física, arrasa su ambición desmedida por ser el mejor. Algunos dicen que le hace mal, los madridistas opinamos que sin ella no habría llegado a la cima. Sin duda es la estrella y punta de lanza de este proyecto. Hay que estar atentos a cómo se va a desarrollar la sociedad Cristiano-Özil, siendo el año pasado la más repetida entre asistente-receptor. Si vuelve su toque en las faltas será perfecto.

9. Karim Benzema: lleva el 9 pero quizás debería hacerse una camiseta especial con un 9,5 a la espalda. Por un lado es un delantero centro TOP, con recursos para varias situaciones dentro del área que muy pocos poseen. Por otro, hace jugar mejor al equipo en general con su mera presencia, facilitando líneas de pase y abriéndose a la banda para ensanchar los espacios. Quizás no es un killer a la vieja usanza, pero representa muy bien el prototipo del delantero moderno, que, como pasa con la mayoría de posiciones, ha ampliado su polivalencia para servir al equipo de la misma forma que éste lo sirve a él. Le falta retomar el estado de forma con el que se marchó (fruto de su pesada musculatura, que le obliga a machacarse más para estar en óptimas condiciones), pero una vez llegue a ese punto será una delicia verlo jugar.

20. Gonzalo Higuaín: una nueva temporada en la vida del Pipa, un nuevo cambio de tornas. Empezó de titular en la llegada de Mourinho, la lesión lo relegó a un segundo plano y ahora vuelve por sus fueros con 4 goles en 4 partidos (si bien es cierto que podría haber anotado unos cuantos más). Su punto fuerte, como siempre, será el desmarque y el olfato de gol cuando ronda el área pequeña. Sin embargo, debe mejorar en la asignatura de la Champions (sólo lleva 4 goles) e intentar colaborar más con el resto del plantel para evitar parecer una isla desierta en ocasiones. Cabe recordar lo compatible y hasta recomendable para el Madrid de la combinación Higuaín-Benzema, que saca lo mejor de las habilidades all-around de Karim y permite sacarse de encima la presión de ser el único punta a Gonzalo.

21. José Callejón: un auténtico jornalero del madridismo. Juega cuando se le requiere, lo da todo, es un hombre de vestuario y encima merengue hasta las trancas. Un suplente de lujo adaptado ya definitivamente a la banda, puesto que ha ido evolucionando desde sus tiempos de punta o segundo delantero en el Castilla. Ha llegado a ser utilizado como lateral en propuestas extremadamente ofensivas de Mourinho, como en Mallorca el año pasado o en Getafe en éste, siempre en pos de una remontada. Si se trata de correr en la banda sin desdeñar el balance defensivo, él es tu hombre. Además asegura una respetable cifra goleadora cada temporada a pesar de sus reducidos minutos en cancha.

29. Álvaro Morata: llega con una temporada de retraso según el calendario mourinhista (que aseguró que estaría ya en la pasada), pero por fin ha llegado el momento de dejar de apuntar y empezar a demostrar. Se entrenará con el primer equipo mientras baja ocasionalmente a echar una mano en el Castilla, donde es la estrella y el que atrae a las defensas rivales. Su papel en minutos será testimonial con los mayores, apenas unos cuantos partidos de Copa del Rey y Champions, pero su curva de aprendizaje se acelerará de forma vertiginosa. Al menos la confianza del entrenador la tiene, ya que éste siempre manifestó lo encantado que estaba con sus cualidades.

Imágenes: Realmadridweb.com, Teinteresa.com, Getty Images.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer equipo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s