Castilla 3 – 2 Barcelona B || Trabajados tres puntos

Ayer se jugaba en el Alfredo Di Stéfano el partido que todos estábamos esperando. No sólo era el primer partido en Segunda en casa, si no que enfrente estaba el Barça. El primer miniclásico en años, esperado por adoradores del morbo y por aficionados en general. Por ello, no es de extrañar que hubiera un estadio con ambos laterales llenos y un ambiente de muchos espectadores, que se agolpaban ante la posibilidad de asistir en directo a un clásico. Un ambiente caldeado desde el primer momento -pecando, quizás excesivamente, de los insultos al rival-, distinto al habitual.

Este ambiente de tensión y expectación fue lo que se encontraron los jugadores al saltar al campo. Los primeros minutos fueron de situarse sin saber aún de quién era la batuta: Juanfran tuvo la primera ocasión, pero el Barça respondió con un par de jugadas que tuvieron que despejar entre Mejías y la defensa, que cuajó una gran actuación. A pesar de ello, tengo que hacer un inciso para apuntar el peligro que siguen suponiendo para nosotros las jugadas a balón parado, ya sean de córner o de falta; algo que es necesario mejorar en todas las categorías del club y que parece que sigue siendo nuestra asignatura pendiente.

El primer tanto llegaría a los diez minutos, tras un magnifico centro de Álex -uno de los mejores del partido de ayer, mostrando su mejor cara. Ésa que le convierte en un espléndido acompañante de Mosquera y perro de presa, achicando y presionando en todo momento- que fue a parar a las botas de Juanfran, quien tras un magnífico control sólo tuvo que empujar el balón entre los tres palos. Este gol daría una mayor estabilidad al encuentro, ya que desconcertó a los jugadores del Barça y dio ánimos a los nuestros. Los blancos empezaron a tener más llegada, mientras que los intentos de contragolpe del Barcelona no conseguían prosperar.

Quince minutos después llegaría el segundo tanto madridista, cuando un avispado Denis, que había tenido otra de las ocasiones más claras en los minutos anteriores, aprovechó un choque de los dos centrales culés para atrapar el balón suelto y batir a Oier.

Dos cero en el marcador: una diferencia que pudo haber sido mayor incluso si el Castilla hubiese presionado su ventaja. Por su parte, el Barcelona entró a la desesperada en busca de acortar distancias, apoyándose en el control de Sergi Roberto y la velocidad de Deulofeu, siendo este último bastante menos eficaz de lo habitual gracias a la gran actuación de Jorge Casado, que le mantuvo férreamente marcado en todo momento. Fueron el lateral y Nacho -que sigue a su habitual magnifico nivel-, los principales responsables de secar las ocasiones de la primera parte, anulando la banda derecha culé. Iván González también presentó un alto nivel, recordando a los días del playoff y demostrando que puede ser un central asentado cuando se lo propone. Por su parte, Fabinho sigue mostrando que aún tiene que terminar de asentarse en el equipo, aunque fue de menos a más en defensa y aporta bastante empaque en ataque. Quizás por esta seguridad que estábamos viendo en defensa resulta aún más desconcertante el primer gol culé. Un despeje de Nacho hacia arriba tras un balón parado que vuelve y se mete dentro de la portería. Un tanto que no quedaba nada claro si era un autogol de Nacho, Mejías o gol de Deulofeu, pero que, finalmente, se le concedió a Tomás. En cualquier caso, este gol al filo del descanso podría haber supuesto un jarro de agua fría para los nuestros, quienes se volcaron al ataque para intentar recuperar la distancia en el marcador pero no consiguieron rematar antes de que el árbitro pitara el descanso.

Tras la reanudación, el Castilla salió del vestuario dispuesto a demostrar que ese gol antes del descanso no les había frenado. Sin casi dar tiempo siquiera a que los espectadores nos volviéramos a meter en el partido, la reacción madridista se traducía en el gol de Óscar Plano, no exento de polémica.

Nuestro jugador arranca la jugada en posición adelantada -señalada por el linier-, pero no entra en contacto con el balón hasta que lo ha rechazado un defensa, invalidando así el fuera de juego. Tras este tanto y con la ventaja en el marcador, el equipo se fue relajando excesivamente. Permitiendo que la presión del Barça nos encerrase en nuestra mitad del campo, provocando problemas sobre todo en defensa. La entrada de Borja García por Óscar Plano en el 63’ aportó un poco más de conexión al centro del campo y permitió adelantar ligeramente las líneas, aunque sin grandes diferencias. La ocasión culé más clara en este tiempo vendría en el 65’: tras un error de Fabinho, el disparo de Femenia se fue arriba en un tiro que recordó excesivamente al gol del primer tiempo. Este desarme de la defensa, unido a un ataque que desaparece con facilidad cuando acusa el cansancio, es un problema a vigilar, ya que nos puede complicar la vida innecesariamente en el futuro. Esa fue la sensación que nos dio cuando nos encontramos a quince minutos del final con un 3-2 en el marcador, tras un penalti sobre Balliu que ejecutó Sergi Roberto. Quedaba por tanto sufrir, algo a lo que habrá que irse acostumbrando, y aguantar el resultado mientras el Barcelona aumentaba la intensidad buscando el empate.

La entrada de Raúl de Tomás inyectó algo más de vida a un ataque castillista ya muy mermado, algo que no habían conseguido los otros dos cambios Borja y Quini -especialmente el segundo, que estuvo bastante desaparecido-. De Tomás tuvo alguna ocasión, pero no se llegó a conseguir la intensidad del principio. Al final, se consiguió mantener el resultado y aguantar en casa los tres primeros puntos en Segunda ante un rival presumiblemente directo.

Se nota aún que estamos en los inicios de temporada y quedan cosas por limar y solventar cuanto antes -principalmente la falta de un rematador ofensivo claro, que nos merma gol, y aguantar la defensa al cien por cien durante todo el partido- pero hay mimbres y capacidad de sufrimiento. Algo tan extremadamente necesario como esos tres puntos que nos ponen un pelín más cerca de nuestro objetivo. El siguiente paso: el Almería.

Imagenes: Víctor Carretero para Real Madrid.com y Canal +

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s