Resumen semanal de la cantera

No hay excusas. Empató merecidamente el Castilla en casa, en un partido grisáceo contra la Balompédica Conquense, equipo que se presentó en el Di Stéfano como decimonoveno clasificado en la tabla y estrenando entrenador. El filial jugó un mal partido, que apenas se salvó por unos cuántos destellos de calidad, mostrando una preocupante fragilidad defensiva que llegó a ser desastrosa en el juego aéreo.

En el primer partido del Castilla en su campo este año, la sorpresa saltó en la alineación: tras el buen juego desplegado en Mareo, el equipo repetía el sistema con un solo delantero –sin duda, el que más solidez aporta al centro del campo- pero el sacrificado, después de que Joselu sufriera su jornada de sanción, fue el canterano Álvaro Morata. Después de los dos goles y la gran actuación de Morata contra el Sporting, sorprende esta decisión de Toril; no sabemos a qué se debió –y no cuestionamos que el entrenador sabe mucho mejor que los aficionados en qué estado llegan los jugadores al encuentro-, pero sin duda fue un cambio que restó al ataque del Castilla.

En la defensa se alineó de nuevo a Pablo Gil formando pareja con Nacho, mientras que Omar se cayó de nuevo del equipo titular con la vuelta de Álex y la intocabilidad de Mandi. Óscar Plano también formó, merecidamente, en el XI inicial.

Enfrente, un equipo que ya lleva dos años coqueteando con el descenso, y que atraviesa una situación complicada con varios cambios de entrenador. Aunque ya se nos atragantó el año pasado a domicilio, la visita del Conquense se preveía plácida: un gol del capitán Nacho –rematando como un delantero centro- cuando no habían transcurrido ni cinco minutos del encuentro, parecía confirmar esa sensación. Nada más lejos de la realidad.

Hasta el gol, el Castilla había manejado el partido, moviendo rápido la pelota y acaparando la posesión. Quizá espoleado por el temprano tanto, el Conquense empezó a asentarse sobre el terreno de juego, disputándole el balón al equipo de Toril y llegando a hacerse con el dominio. El centro del campo Álex-Mandi nuevamente se reveló poco efectivo: el grancanario estuvo perfecto en la recuperación y las ayudas, mientras que el alcalaíno mostró de nuevo ciertos problemas en la colocación y no aportó demasiado durante la primera parte. Óscar Plano fue sin duda el más trabajador del mediocampo en adelante. Jesé Rodríguez no tuvo su mejor partido pero, aún así, protagonizó varias jugadas eléctricas que pudieron acabar en gol. Pablo Gil nos hizo echar de menos a Rubén Molero, y el gol del empate del Conquense, a balón parado, certificó la endeble colocación defensiva castillista. Nacho y Carvajal fueron los auténticos salvadores del equipo, sobre todo el primero, que sacó bajo palos un balón de la meta de Jesús. El central alcalaíno, con su partido soberbio en todos los sentidos –defensa intachable, gol que vale un punto- certificó de nuevo su indudable calidad frente a los entendidos que piensan que no vale para ser central del Real Madrid. Ya demuestra mucho más que algunos de los titulares.

El que no es mejor que Mendes y que Albiol. Disculpen que me ría.

En el descanso, Toril sorprendió de nuevo quitando a Mandi –que estaba cuajando un buen partido- y a Óscar Plano para dar entrada a Omar y a Denis. Y no extrañaron tanto las entradas al campo como las salidas, aunque la medida demostró ser acertada: Omar se acopló bien con Álex, que sin Mandi a su lado recuperó su sitio en el centro del campo.

Mención aparte merece Denis Cheryshev, que apenas había puesto un pie en el césped cuando ya estaba marcando un espléndido golazo desde fuera del área y por toda la escuadra. Un premio más que merecido a un jugador trabajador, que acepta sin rechistar su suplencia, que se deja la piel cada vez que juega y que tiene el cariño de la afición por su manera inequívoca de sentir los colores. Denis se convirtió en el excelente revulsivo de siempre, y durante el resto del partido fue un peligro constante para la portería del Conquense. Lástima que su gol no sirviera para obtener la victoria, pues a falta de veinte minutos del final, y de nuevo a balón parado, el equipo visitante empataría de nuevo el partido.

Madridismo.

Pero si Denis merece mención aparte, no podemos evitar hacer lo mismo con Joselu, aunque por razones muy distintas al hispano-ruso. El gallego es un buen delantero –y el hecho de que sea máximo goleador del equipo así lo confirma-, pero nos sorprende su titularidad por delante del que para nosotras es el mejor delantero centro del equipo. Todo lo que Morata aporta lo resta su homólogo: movilidad, solidaridad, creación, implicación defensiva.  Álvaro salió a falta de 15 minutos, y en esos 15 minutos generó mucho más peligro que Joselu en 90.

Hay una corriente muy extendida entre el madridismo –sobre todo entre esa parte del madridismo que no ve los partidos el Castilla- que sostiene que Joselu es más jugador que Morata.  Las actuaciones de uno y otro demuestran que es justo lo contrario: Joselu marca, Morata juega. El ataque del Castilla se basa en la capacidad de asociación y creación del madrileño como el del Real Madrid depende de Karim Benzema. Sin Morata, Jesé pierde a su mejor socio, nadie aguanta bien el balón arriba, nadie fija a los defensas. Debería ser indiscutible en el XI titular castillista: con Joselu en su lugar ganamos algo de gol, y perdemos en todo lo demás.

Sorprendentemente, fue el Conquense quien llevó el peso en el tramo final del encuentro, y casi tuvimos que rezar para que no se llevaran los 3 puntos del Alfredo Di Stéfano. Pudo adelantarse el Castilla en dos jugadas aisladas –un remate de cabeza de Denis, pase perfecto de Morata, y otro remate de este último que se marchó por poco-, pero el pitido final nos dejó, en general, la sensación de que el punto rascado era más que merecido.

Inoportuno tropiezo, pues la semana que viene visitamos el Carlos Belmonte, donde se espera que suframos. El traspiés contra el Conquense era algo que nadie preveía, y sin duda nos pondrá en aprietos si nuestros perseguidores directos no se dejan puntos esta jornada.

Nuestra compañera Val estuvo este mediodía en Valdebebas viendo al Real Madrid C, y nos trae su comentario sobre el segundo filial madridista:

Después de las últimas derrotas a domicilio, el RMC retoma la senda de la victoria con un contundente 3-0 ante el Móstoles.

El encuentro pronto se puso de cara para los nuestros, que se adelantaron en el marcador tras apenas cinco minutos de partido con un gol de Ramírez. A partir de ahí, el RMC se dedicó a hacer su juego: control de balón y toque, buscando y construyendo la jugada desde atrás; aprovechando la velocidad por banda y el buen criterio de los centrocampistas. Destacar hoy el trabajo -conjunto e individual- de Andy y Aguza: al primero se le vio más suelto, con más llegada y participación arriba que de costumbre, mientras que el segundo realizó un trabajo magnífico en la presión y consiguiente salida de balón. Junto con Ramírez -más libre para moverse por todo el frente de ataque-, se dedicaron a nutrir a la delantera madridista de múltiples pases para generar ocasiones de gol. Así, y a pesar de que el Móstoles se presentó como un rival siempre atento para aprovechar imprecisiones o pérdidas de balón y organizar rápidamente su propia ofensiva, los madridistas gozaron de un buen puñado de oportunidades para ampliar la distancia en el marcador.

Con la reanudación vino el arreón del Móstoles, que saltó al campo con renovado ímpetu y rondó con peligro la portería de Pacheco. El dominio del partido fue más repartido, sin que ningún equipo consiguiese hacerse con el control consistentemente, hasta que el señor golazo de Sobrino -con pase previo genial de Aguza- aumentó distancias en el 60′. El partido fue abriéndose progresivamente a partir de este segundo gol blanco, propiciando que los dos conjuntos buscasen la velocidad arriba de los suyos para aprovechar los espacios. Ambos porteros tuvieron que emplearse en los minutos finales -nuestro Pacheco salvó un tanto en línea de gol-, pero sería el RMC el que acabaría por poner la guinda al partido. Otra vez Aguza, que inició la jugada buscando en largo el desmarque en banda de Barril para que el extremo le dejara el gol en bandeja a Fran Sol.

En general, buen partido de los chicos ante un rival que supo plantar cara. Merecida y trabajada victoria para el RMC, que se coloca tercero de su grupo a 3 puntos del líder.

Por último, destacar que a pesar del empate de ayer, los resultados del Grupo I de 2ªB han sido propicios para el Castilla, destacando la derrota del Lugo en el campo de la Roda, la del Oviedo frente al Toledo, y la sorprendente victoria del Sporting B en el Heliodoro tinerfeño. Estos resultados nos colocan a cuatro puntos del CD Lugo y a 7 del Real Oviedo, nuestros más inmediatos perseguidores, por lo que mantendremos el liderato la semana que viene aunque perdamos en el Carlos Belmonte.

Como siempre, hemos actualizado las estadísticas del Real Madrid Castilla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Real Madrid C, Real Madrid Castilla y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s