Presentación

Estimados madridistas:

Nos presentamos ante vosotros, compañeros de armas, en este día en el que abrimos nuestro blog, con el objetivo de convertirnos en el rincón del madridismo leal y creyente, el madridismo para el que la bandera blanca jamás será signo de derrota. Somos chicas de diversa procedencia: unas del Norte, otras del Sur, unas de España, y otras de fuera. Algunas crecieron prácticamente a la sombra del Santiago Bernabéu; otras nos contentábamos con admirar su perfil majestuoso en fotos, soñando con el día en el que pudiéramos poner un pie allí. Nos diferencian las ideas, las procedencias, los acentos. Pero nos une lo más importante: el amor incondicional a un equipo y a unos jugadores, un escudo tatuado en el alma. Esos colores siempre en el corazón, defendiéndolos ante la peor de las adversidades. Madridistas hasta el último extremo. No queremos otro equipo; no lo necesitamos.

Nos decidimos a crear este espacio, porque desde la –dolorosa, pero no humillante- derrota ante el Mejor Equipo del Mundo, sentimos que el pesimismo se ha adueñado de una afición que siempre se caracterizó por su carácter feroz y combativo. Atónitas, contemplamos el baile de entrenadores y jugadores, sugerido por nuestra siempre fiable prensa madridista, aceptado por el aficionado. El proyecto que era perfectamente válido hace dos meses, se desmorona ahora porque los de la Intercontinental en el pecho nos han metido dos goles en casa. El entrenador respetado cuando llevaba al Villarreal a Europa, es tildado de pelele cuando nuestros delanteros no tienen su día. Los jugadores que llenaron estadios el día de sus presentaciones, ahora son cuestionados. Todo parece solucionarse con un nombre, con un Mourinho, un Silva o un Cesc, un Wenger o un Ribéry. La temporada se ha dado por perdida, a falta de siete jornadas. Algunos aficionados declaran que les da vergüenza de ser del Madrid.

¿Vergüenza de qué?

Del Real Madrid no se puede uno avergonzar, nunca. Porque defender al Real Madrid es un privilegio. ¿Cuántas aficiones pueden presumir de apoyar al que sigue siendo el mejor club de la Historia? ¿Al único que ha sido nombrado oficialmente por la FIFA como Mejor Club del Siglo XX? ¿Qué equipo hay sobre el planeta que acumule más gloria que el Real Madrid, cuya Sala de Trofeos es la más grande del mundo?

Nosotros, sólo nosotros.

Por eso, incluso en los momentos malos, ser del Madrid es un tremendo orgullo. Incluso embarrado, el pabellón blanco acumula más pureza que los escudos de esos eternos segundones que presumen de trofeos ganados en pachangas veraniegas. En nuestros peores momentos, aún somos capaces de plantarle cara al Mejor Equipo del Mundo. Incluso herido, el Real Madrid es capaz de seguir matando.

Incluso vencido por Alcorcones y Lyones varios, el nuestro es el único club que llena estadios, el equipo en el que cualquier futbolista sueña con jugar. El ganador de 9 Copas de Europa, el vencedor en 31 Ligas. El defensor de la camiseta blanca, cuya pureza nos recuerda nuestros más de 100 años de Historia. Una Historia que no siempre fue gloriosa, una Historia que en épocas se tornó oscura, confusa, desesperante. Pero una Historia en la que siempre estuvo presente eso que es santo y seña de nuestra identidad, de la raíz misma de nuestro madridismo: el orgullo, el valor, la fe. La creencia en que el triunfo es nuestro porque nacimos para conquistarlo. Aquello que nos hizo grandes, que nos permitirá seguir siéndolo. Las ganas de levantar bien alto ese estandarte, ondeándolo ante esa tribu de animales grotescos –antimadridistas, creo que los llaman- que se empeñan en denigrarlo, acomplejados por su inalcanzable grandeza.

Somos las valkyrias, porque siempre acompañaremos al Real Madrid al campo de batalla. Porque animaremos a nuestro equipo hasta la muerte, mientras ellos se dejan la piel y la vida, con la pelota como única arma. Porque estaremos siempre dispuestas a seguir apoyándoles, derrota tras derrota y decepción tras decepción. Cuando el resto del mundo reniegue de ellos, nosotras nos sentiremos orgullosas. Cuando todos les den la espalda, nosotras tendremos fe. Cuando todos se callen, nosotras seguiremos gritando hasta el último “¡Hala Madrid!” que nos quede en los pulmones.

Somos las valkyrias, porque ellos siempre serán nuestros vikingos.

Y por eso en este blog encontraréis muchas cosas –crónicas, tácticas, artículos, vídeos curiosidades- pero sobre todo, por encima de cualquier cosa, un apoyo incondicional, ánimo constante, hacia cualquiera que sude nuestra camiseta, que defienda nuestro escudo. Que juegue cada fin de semana con el único objetivo de ganar, de seguir escribiendo esas páginas de gloria que conforman el grueso de la historia madridista.

Si tienes valor para aguantar lo bueno, lo malo y lo peor, puedes seguirnos en este viaje. Si no, siempre podrás hacerte de cualquier otro equipo.

Bienvenidos a Furia Valkyria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s